“El nivel de ventas va a seguir en niveles desastrosos”

El economista Mariano Kestelboim analizó el escenario económico de cara a las contiendas electorales. Ubicó al pedido de permiso al FMI para intervenir en el mercado cambiario como la medida más influyente en el cambio de la política económica. Además, aseguró que el tipo de cambio está atrasado según dos formas técnicas de medirlo.

 lunes, 22-julio-2019

Mariano Kestelboim dijo que el tipo de cambio está atrasado. El gobierno se guarda devaluación atrasada para después de las elecciones, le toque a quien le toque gobernar.


La economía y las variables asociadas siguen al frente de las principales preocupaciones de la población argentina. “Está comenzando a haber una recuperación tenue asociada a un cambio en la política económica reciente”, dijo el economista Mariano Kestelboim, quien sostuvo que la modificación más importante fue pedirle permiso al FMI para poder intervenir en el mercado cambiario, lo que “permite que la especulación financiera siga siendo un gran negocio, que el dólar se mantenga estable y que se desacelere la inflación”.

Otras medidas enumeradas por Kestelboim apuntan a reactivar el consumo: Ahora 12, más obra pública –“casi se había parado a fines del año pasado”, indicó el economista-, aumento adelantado de la AUH y subsidios a la compra de autos. Muchas de ellas parecen extraídas del modelo económico del gobierno anterior.

“Si comparás los terceros trimestres de todos los años electorales con este, no deberíamos sorprendernos. En los dos últimos terceros trimestres de años electorales -2015 y 2017-, la actividad económica creció un 2 % más que los otros trimestres de esos años. Siempre los gobiernos tendieron a realizar políticas públicas más atractivas para el consumo”, señaló Kestelboim.

Sin embargo, ahora el macrismo tiene más fácil obtener buenos porcentajes en las comparaciones interanuales. “Vamos a estar comparando contra la destrucción que hubo en los inicios de la devaluación de 2018. Si lo comparamos con los primeros meses de este año también, fueron meses de bajísima actividad”, subrayó el economista, que añadió que “al menos no seguimos cayendo”.

“El nivel de vida y ventas en los comercios va a seguir estando, en términos históricos, en niveles desastrosos. Comparado con 2017 o 2015 vas a tener una situación muy mala en general”, concluyó.

El dólar asfixiado

Kestelboim dio razones técnicas para sostener que la cotización está acumulando todavía más devaluación atrasada, que el gobierno busca postergar para después de las elecciones. Entre las distintas formas para medir cuán lejos se está del tipo de cambio de equilibrio, Kestelboim mencionó la que tiene a la balanza de pagos –balanza comercial más servicios, rentas, etc.- como variable central: “Es ver qué está sucediendo en el intercambio de Argentina con el resto del mundo. El último dato del indec, del primer trimestre de este año, Argentina tuvo un déficit de 3.800 millones de dólares. Da la señal de que el tipo de cambio sigue estando bajo, porque tremenda devaluación no alcanzó a generar un equilibrio de las cuentas públicas”.