“El operativo de seguridad fue un excelente fracaso”

El antropólogo José Garriga Zucal es especialista en violencia en el fútbol y apunta que “es difícil gambetearle a la mirada política que tiene” lo que pasó con el River-Boca. Explicó que la resultó llamativo lo defectuoso del operativo y subrayó que “las barras no son el único actor violento del fútbol”.

 lunes, 26-noviembre-2018

El colectivo de Boca fue apedreado en la última curva antes de ingresar al Monumental.


Lo sucedido durante todo el fin de semana con el partido entre Boca y River disparó, además del desastre propio de los hechos, una serie de análisis ricos en lugares comunes y referencias a un supuesto sentido común. José Garriga Zucal, doctor en antropología social que enfoca su mirada en la violencia en el fútbol, propone desterrar la respuesta por defecto que pretende consolidar que ‘fueron 15 inadaptados’: “La representación de unos pocos inadaptados lo que señala es la incapacidad del estado y los gobiernos de encarar un problema que venimos teniendo hace mucho”.

“El operativo de seguridad fue un excelente fracaso. Si eran 15 y el operativo funcionaba bien, no hubiera pasado nada”, disparó Garriga Zucal. Para el investigador “no son ‘unos pocos’, y lo que muestra de fondo es que el gobierno no se ha hecho responsable de lo que tiene que hacer, que es tomar políticas de prevención”.

En relación a la responsabilidad estatal por el pésimo diseño del operativo, Garriga Zucal dijo que “cuesta mucho creer que no hayan podido prevenir lo que pasó”. Experimentado en la confección de este tipo de operativos (asesoró muchas veces a organismos de seguridad), explicó que “hay ciertas medidas que se toman regularmente que no se tomaron”, como la colocación de paneles cubriendo la ruta del colectivo visitante o el vallado a una distancia prudencial.



Uno de los hechos apuntados como disparador de lo que sucedió, fue el allanamiento a ‘Caverna’ Godoy, jefe de la barra de River, a quien se le encontraron cientos de entradas y más de siete millones de pesos. “Las barras no son el único actor violento del fútbol, pero es un actor que hace de la violencia su marca identitaria, y lo hace vinculándose con el resto de los actores del mundo del fútbol y también de la política. No hay barrabrava que no tenga vínculos con la política, la policía y los dirigentes de los clubes”, expresó Garriga.

Para el especialista, hay un problema con “la recurrencia de la explicación, que sea siempre la misma”. “Tenemos que demandar explicaciones más profundas y políticas de seguridad”, concluyó.

Macri y la 12

Para Garriga Zucal “es imposibl pensar que los presidentes de los clubes no tienen relación con sus barras”. Entonces ¿cómo era la relación de Macri con La 12 cuando era presidente de Boca? Responde Garriga: “Nosotros, como una suerte de provocación, decíamos que Mauricio Macri era el jefe de La 12. O era el jefe o era el que miraba para otro lado”.