Darío Gomez Pucheta

 

columnista alreves.net.ar

El País de la abundancia, reino de la escasez

Al finalizar el gobierno de Cristina Fernández, el Estado Nacional había recaudado por derechos de retenciones a los granos u$s 88.000 millones de dólares (1). En aquel momento implicaba el 60% de la deuda externa del País. A solo cuatro días de asumir el Presidente Macri anunció la quita de retenciones a granos y carnes, manteniendo las de soja con reducciones en la alícuota. Así el Estado perdió de recaudar divisas de la extracción de recursos del suelo nacional.

La FAO (2) ha reconocido que Argentina produce alimentos para 440 millones de personas (3), es decir que se produce para 10 veces más la cantidad de población que contamos. Sin embargo, las últimas estadísticas del INDEC informan que el 27,3% de los hogares del País son pobres (4).

¿Podemos darnos cuenta del problema? ¿Por qué es posible esa desigualdad y la pobreza?

Podemos recurrir a Michel Foucault para aproximarnos a una respuesta. El intelectual francés nos explicaba cuáles son los problemas de la Gubernamentalidad, entendida esta como una tecnología de poder que consiste en controlar el territorio y la población, para evitar uno de sus principales problemas: la revuelta social ante la escasez.

Si esto es así, ¿Cuáles son las herramientas tecnológicas de Cambiemos? La principal es el discurso, consistente en un relato signado por eufemismos, desvalorización de símbolos institucionales y desjerarquización de problemas, que nos generan un shock (5) en el entendimiento de la realidad con dispositivos disciplinarios que reprimen los márgenes de libertad para la demanda ante la vulneración de derechos.

Sólo como algunos ejemplos podemos mencionar: el eufemismo “sinceramiento de precios”, que en la práctica significó un acentuado aumento de tarifas y precios; la desvalorización institucional de la Presidencia y sus Ministerios, como el amparo que puso en duda la hora de finalización del mandato de la Presidenta saliente (6), obteniendo como resultado que el acto de entrega de símbolos de poder no se realizara; el baile de Mauricio Macri en el histórico balcón de la Casa Rosada, o tratar la desaparición del submarino ARA San Juan con 44 tripulantes con menor importancia que dar consejos de porque usar lamparitas led.

El problema es que este es un gobierno de la escasez porque niega la política. Se reduce a buscar un equilibrio fiscal con creciente deuda externa en lo público y especulación financiera para los privados. Pero gobernar es muchos más, es poner la política como el arte de conciliar, de romper los límites de la inclusión, es crear alternativas y construir esperanza. Cambiemos carece de todas esas artes necesarias para gobernar. Sin embargo, puede lograr relativos éxitos porque disuade los conflictos negando, dilatando, reprimiendo a sus portavoces y, si eso falla, apelando al disciplinamiento judicial, policial y militar.

Como consecuencia, en el país de la abundancia reina la escasez. En la Argentina todo es escaso: la naturaleza que tiene dueños, los alimentos que salen de nuestro suelo y se van, los dólares que el pueblo debe pagar con aumento de inflación y deuda externa.

La escasez es la estrategia de los promotores del “mercado”, porque cuando algo es escaso aumenta su demanda y consecuentemente su precio. Por eso ¿no es llamativo que un gobierno de ricos y empresarios nos propongan escasez?

Hasta el relato sufrió la devaluación, el discurso oficial es escaso para explicar lo que pasa y entonces las resistencias a las privaciones surgen creativamente por todos lados. Por eso para Cambiemos el tiempo también es escaso.

Notas:
1- Comandone, Julieta. El Cronista Comercial. 29 de Septiembre de 2015. Copyright ©
2- Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación.
3- Daniel Pardo. Corresponsal de BBC Mundo en Argentina. Por qué hay hambre en Argentina si se produce comida para 440 millones de personas (10 veces su población).
4- Informe de prensa de INDEC.
5- Ver la Doctrina del Shock de Naomi Klein.
6- El Macrismo recurre a la Justicia para que Cristina deje su función a las 0 horas del Jueves.