El peligro de la variante económica

12
enero
2022

El peligro de la variante económica

Como consecuencia de su alta contagiosidad, la Ómicron vació de trabajadores muchas empresas.

Frente a la presión de las compañías, el gobierno nacional determinó un nuevo esquema de aislamiento en donde se prioriza el interés económico en detrimento del problema sanitario.

Si bien la nueva etapa de la pandemia implica otras reglas de juego, continúa siendo fundamental sostener las medidas que buscan disminuir la circulación del virus.

El dilema de siempre

Casi como el rating, el desarrollo de la pandemia depende del minuto a minuto. Quizás ese fue uno de los grandes aprendizajes que tuvieron que incorporar, a los golpes, los Estados del mundo a lo largo de estos dos años.

Las restricciones, las medidas de cuidado y la llegada de las vacunas fueron modificando el panorama.

Ahora, frente a la variante Ómicron, el escenario parece girar hacia lo económico.

La explosión de casos y la enorme cantidad de contactos estrechos diezmó los lugares de trabajo. En consecuencia, las empresas pusieron el grito en el cielo y el gobierno nacional parió un nuevo esquema de aislamiento.

“Es una medida con clara motivación económica y no sanitaria”

Rodrigo Quiroga, bioinformático e investigador de Conicet.

Si bien las proyecciones indican que el número de internaciones y hospitalizaciones será menor que en el 2020, el momento “bisagra” obliga a pensar en medidas intermedias que sigan conteniendo la dispersión del covid.  

En ese sentido, acortar el período de aislamiento de los infectados y eliminar el confinamiento de los contactos estrechos asintomáticos, no controla – sino que favorece – la circulación viral.

Además, los datos señalan que la contagiosidad de Ómicron podría durar más de cinco días.

Aunque todavía no sabemos cuál va a ser el impacto real en la situación económica, no hay dudas de que este tipo de medidas apuntan a empeorar el problema sanitario.

...

Pandemia 2022

De acuerdo a lo que nos explicó Quiroga, muchos países de Occidente entienden que Ómicron no representa un problema grave de salud pública.

Por ende, buscan imponer la menor cantidad de restricciones posibles.

No obstante, habrá hospitalizaciones y el número de fallecidos será importante.

Según señaló el investigador de Conicet, Reino Unido tenía un promedio de 150 muertes diarias antes de Ómicron. Esto da una cantidad de fallecidos por año que podría duplicar o triplicar los fallecidos anuales por neumonía.

En el caso de Argentina, hay entre 25 y 30 mil fallecidos cada año por neumonía. Si anulamos todas las medidas que buscan mitigar la propagación del coronavirus, podríamos estar hablando de números similares o superiores.

Actualmente, ya existe una demanda hospitalaria importante en Córdoba con alrededor de unas mil camas críticas ocupadas. Una cifra muy inferior a lo que fue la ola anterior donde el número alcanzó a las 3 mil camas críticas.

Quizás por este motivo, vale la pena sostener las medidas que buscan controlar la circulación del virus como la ventilación cruzada, el uso del barbijo, el distanciamiento social y, sobre todo, el aislamiento de aquellos trabajadores que sean contactos estrechos asintomáticos.

...

 Temas 

17
mayo
2022

 Temas 

12
mayo
2022