El peronismo de la desunión

Sergio Massa, Juan Schiaretti y Miguel Pichetto encabezaron un acto de Alternativa Federal donde dejaron en claro que no quieren enfrentar a Cambiemos con el peronismo unido. El gobernador de Córdoba reclamó una Moncloa o una Concertación chilena, pero sin el kirchnerismo. Hubo bajas importantes: el tucumano Manzur dijo que "los que no quieren la unidad del peronismo, trabajan para Macri".

 martes, 5-febrero-2019

Massa, Schiaretti y Pichetto en Mar del Plata, con bajas importantes.


El llamado peronismo federal lanzó su campaña ayer en Mar del Plata y dejó en claro que no le interesa la unidad opositora que reclaman otros peronistas como condición indispensable para evitar la reelección Mauricio Macri.

Sergio Massa, Juan Schiaretti y Miguel Angel Pichetto fueron las figuras centrales del acto de “Alternativa Federal” (AF) realizado ayer al borde de la playa. Allí hablaron de “construir una nueva mayoría” para derrotar a Cambiemos, aunque está claro que las chances de victoria de Macri se elevan exponencialmente con un PJ dividido.

No estuvieron en el acto el gobernador de Salta, Juan Urtubey (dijo que el desborde del Pilcomayo lo obligaba a estar en su provincia), ni el ex ministro de Economía Roberto Lavagna, quien envió un lavado video de apoyo.

En cambio, el gobernador de Tucumán, Juan Manzur, pegó el portazo a Alternativa Federal y afirmó en una carta dirigida a la conducción del PJ que “los que no quiere la unidad del peronismo trabajan para Macri”, en una obvia alusión a los referentes anticrinistas del espacio, principalmente Pichetto, Schiaretti y Urtubey. De hecho, el jefe de los senadores del PJ afirmó ayer que si los “federales” acuerdan electoralemente con Unidad Ciudadana, él se retiraría del armado.

En la carta con la que anunció su posición, Manzur aseguró que segurirá “llamando a la unidad y acompañando a los que, como Cristina, trabajan para unir al peronismo”. La deserción del tucumano es una pérdida importante para los “alternativos” por la envegadura de la provincia y su poder territorial concreto.

La bandera de la unidad del PJ es enarbolada también por Alberto Fernández, el ex jefe de Gabinete de Cristina Kirchner (ex crítico de la senadora, también) quien intenta tender puentes entre Massa y la ex presidenta. Otro que descarta la unidad sin el kirchnerismo es el goberandor bonaerense Felipe Solá, por estos días cercano a Unidad Ciudadana.

Por su parte, Schiaretti (el único de los referentes de AF que no tendría intenciones de ser candidato a presidente de espacio) llamó a formar acuerdos como el Pacto de la Moncloa español o la Concertación chilena para derrotar al actual gobierno, pero siempre excluyendo (al menos en el armado nacional) a Unidad Ciudadana y al CFK en particular.

La posición anti unidad de los federales hizo huir, además de a Manzur, a gobernadores que todavía no definieron su juego respecto al kirchnerismo, en relación a sus conveniencias provinciales. No estuvieron el entrerriano Gustavo Bordet, el chaqueño Domingo Peppo ni la fueguina Rosana Bertone (envió a su vice Julio Catalán Magni). Los mandatarios que sí estuvieron en el complejo La Normandina de Playa Grande fueron Mariano Arcioni (Chubut), Sergio Casas (La Rioja), Hugo Passalacqua (Misiones) y Gerardo Zamora (Santiago del Estero). Además, se la vio a la diputada massista Graciela Camaño, entre otros legisladores renovadores. Sorprendió la presencia de Humberto Tumini, jefe de Libres del Sur, acompañando la movida.