suscripcion alreves.net.ar

El prestigio de los presidentes y la continuidad de los gobiernos

El analista Luciano Zaccara, profesor del Centro de Estudios del Golfo, reflexionó esta mañana sobre el ataque iraní perpetrado anoche contra las bases militares en Irak como respuesta al asesinato del general Soleimani por parte de Estados Unidos. El investigador dijo que se podría considerar que ambos países están empatados y que el conflicto podría terminar aquí. Sin embargo, aclaró que resulta difícil pensar esto porque tanto Irán como Estados Unidos “están con procesos electorales abiertos”, en donde se pone en juego tanto el prestigio de los dos presidentes como también la continuidad de ambos gobiernos. “El Ejército de Irán es el mejor armado, con más experiencia y con más capacidad humana que hay en la región”, afirmó.

 Miércoles, 8-enero-2020

El autor del libro "Los enigmas de Irán" analizó la tensión entre ese país y Estados Unidos


Esta mañana, el profesor del Centro de Estudios del Golfo, Luciano Zaccara, dialogó con Radio 10 sobre el ataque con 22 misiles que ejecutó anoche Irán sobre dos bases militares irakíes – en donde residen tropas estadounidenses – en represalia por el asesinato del general iraní Qassem Soleimani, jefe y líder de las Fuerzas Al Quds. Desde Qatar, el analista explicó que ahora “podría considerarse que ambos países quedan empatados”, pero advirtió todo dependerá de las acciones que tomará EEUU a partir de esta “crónica de una venganza anunciada” por el gobierno persa.

Según su mirada, el gobierno estadounidense pareciera decir que “está todo bien” mientras no haya habido muertos; y por el lado iraní dan a entender que “con esto ya tienen suficiente”. Sin embargo, estimó difícil pensar que el conflicto pueda acabar aquí viendo lo que ha pasado en Irán durante estos últimos días. “La magnitud del funeral del general Soleimani fue una manifestación popular sin precedentes en la región”, indicó. En ese sentido, explicó que ambos países están atravesando procesos electorales abiertos y en ese contexto tienen que demostrar a sus propias poblaciones que son capaces de defenderlas de cualquier amenaza externa. “Lo que está en juego es el prestigio de los dos presidentes y la continuidad de los dos gobiernos”, remarcó.

“Estamos ante una batalla de narrativas para ver si se ha hecho suficiente daño o no y si eso es aceptable para las opiniones públicas de los dos países”, explicó Zaccara. Pero además de la guerra simbólica y el intercambio de tweets, el autor del libro “Los enigmas de Irán” evaluó concretamente que ese país detenta una mejor posición ante la posible profundización del conflicto. “El poderío de Irán es muy alto. Es el Ejército mejor armado, con más experiencia y con más capacidad humana que hay en la región”, afirmó. Frente a esto, recalcó que hasta ahora Estados Unidos sólo se ha enfrentado con milicias o ejércitos más pequeños, por lo que la situación bélica con Irán sería mucho más complicada, una carta que los iraníes conocen perfectamente y jugarán llegado el caso. “Los escenarios del conflicto pueden extenderse más allá de la zona iraní y convertir toda la región en un polvorín con consecuencias inusitadas”, advirtió.

Irak, el jamón del sandwich

Consultado por la situación de Irak en esta contienda, el especialista en ciencias políticas explicó que Estados Unidos lo arrastró a este conflicto cuando, además de asesinar al general Soleimani en su territorio, terminó con la vida del militar que era una persona relevante para el Estado irakí. Pese a esto, argumentó que la opinión pública está dividida y no hay consensos acerca de si las tropas estadounidenses deben abandonar o no el país. “Parte de la población irakí se siente defendida por las tropas americanas y otra parte se siente amenazada por las mismas”, detalló.

En relación a este pedido que fue solicitado por la mitad del Parlamento de Irak, el presidente Donald Trump ayer disparó una serie de desopilantes tweets – tal como acostumbra – en donde dijo que esas bases militares eran muy costosas y que no las iba a retirar hasta que no le devuelvan esos gastos. Para el investigador, el mandatario estadounidense intenta desviar la atención de lo que estaba sucediendo en su país con el impeachment que tiene en su contra. “Esto sumado a que había prometido que no iba a iniciar una guerra, podría perjudicarlo a nivel electoral”, concluyó.

La respuesta de Donald

En horas del mediodía, el presidente Donald Trump finalmente realizó una conferencia de prensa luego del ataque iraní de anoche sobre bases militares irakíes. “Al pueblo y a los líderes de Irán: Estados Unidos está listo para abrazar la paz con todos los que la busquen”, advirtió en un intento extraño de calmar las aguas. “Todos los soldados están bien, nadie fue herido en Irak. Nuestras fuerzas aéreas y soldados están preparados para todo. Ningún estadounidense iraquí falleció tras este ataque, porque tomamos medidas de precauciones, gracias al sistema antimisiles”, explicó.

Pese a su sospechoso ánimo conciliador, anunció sanciones punitivas adicionales contra Irán y remarcó que continuarán con la máxima presión sobre ese país. Además, dijo que deberían haber matado a Qassem Soleimani “hace mucho tiempo” y que era necesario que la OTAN “se involucre mucho más en Medio Oriente”. Buscando llevar agua para su molino, convocó a Irán a “trabajar juntos para derrotar al ISIS”.