El presupuesto manos de tijera

El proyecto presentado por Dujovne muestra un ajuste general. Excepto los intereses de la deuda y las jubilaciones, todos los rubros estarán por debajo de la inflación promedio de 34,1 %. “El ajuste está explícitamente planteado”, sostiene el economista Martín Kalos. El dólar surge como el punto que puede hacer caer el castillo de cartas del programa económico.

 martes, 18-septiembre-2018

Nicolás Dujovne recibió duras críticas de los legisladores cuando presentó el proyecto de Presupuesto 2019.


El equipo económico llevó el proyecto de Presupuesto que leyeron los ojos de los gobernadores y ahora leerán los ojos de los diputados y senadores (o, para ser sinceros, los ojos de sus asesores). En esta ley de leyes, verán la caída de todas las variables de la economía –excepto las exportaciones- y el ajuste general por debajo de la inflación. La caída de subsidios indisolublemente remite a nuevos tarifazos y la obra pública se verá resentida.

“El gobierno cree que el año que viene va a ser un mal año porque va a arrancar muy mal por la crisis que ya tenemos. Va a ser clave que las exportaciones se recuperen”, indica Martín Kalos, economista de la consultora EPyCA y docente universitario.

“Los puntos más vulnerables y polémicos son la inflación y el tipo de cambio. Los números suponen que van a poder bajar ahora el tipo de cambio de 40 a 38, y para el año que viene devaluarlo en torno al 10 %”, asegura Kalos. Además, esa devaluación no debe ser abrupta en la primera mitad del año: arrancando en $ 38, debería llegar a diciembre a alrededor de $ 42 de forma gradual.

Para el economista, “eso es muy difícil de conseguir porque el dólar está siendo el principal mecanismo de ajuste y síntoma de la crisis”. La consecución de la meta de inflación, además, está atada a que el gobierno logre contener el dólar.

Todo para pagar deuda

La tijera pasa por casi todos los sectores del Estado. “En gasto público hay ajuste en casi todos los rubros y eso está explícitamente planteado. Gastos operativos, obra pública, subsidios. No hay ajuste en los intereses de la deuda, que es el rubro que más aumenta con casi un 50 % nominal y se lleva el 15 % del presupuesto”, explica Kalos. El otro rubro que estará por encima de la inflación promedio es la seguridad social, ya que el gobierno ató las jubilaciones a la suba de precios.

Luego, todo lo demás está por debajo del 34,1 % de inflación: Salud sube 29,4 %, Asistencia Social 29,1 %, Educación y Cultura sólo un 21,3 %. Kalos destaca la caída de Vivienda y Urbanismo (sólo +11,5 %, más de 30 puntos atrás de la inflación). “Vuelven a apostar a los créditos UVA, pero falta vivienda social. Para Cambiemos no existe la vivienda social, no tienen políticas en ese sentido”, apunta.

La obra pública (inversión real directa) cae un 16 %, con Energía (-15 mil millones), Transporte (-7 mil millones) y Educación (-1.100 millones) a la cabeza. La pretensión es reemplazar obras públicas de Energía y Transporte con contratos de Participación Público Privada (PPP). Los subsidios también se vienen abajo, afectando especialmente a esos mismos rubros. Eso podría generar nuevos tarifazos.