suscripcion alreves.net.ar

El protector

A casi cuatro meses de gobierno, Alberto Fernández evidencia una gran sensatez y responsabilidad frente a la inesperada pandemia que ya se llevó más de 21 mil vidas en todo el mundo. Desde el 26 de febrero, el presidente firmó alrededor de 40 medidas sanitarias de protección social y económica. Decretó el aislamiento social, preventivo y obligatorio el 19 de marzo, un día antes de que Italia registrara la mayor cantidad de muertes en un mismo día. Además de buscar aplanar la curva de los infectados y muertos en el país, el Estado argentino está intentando generar alivio a gran parte de la población: ahora anunció la suspensión de desalojos y el congelamiento de alquileres e hipotecas por 180 días.

 Jueves, 26-marzo-2020

El presidente Alberto Fernández comanda un activo plan de emergencia sanitaria, económica y social para que el país pueda enfrentar la crisis mundial desatada por el coronavirus


Para muestra falta un botón. Argentina decretó el aislamiento social, preventivo y obligatorio el pasado 19 de marzo y – si bien hubo alrededor de 22 mil personas detenidas por violar la normativa – está logrando detener la rápida y veloz expansión del coronavirus: al día de hoy se registran 502 contagiados y 8 muertos. En contraste, el vecino país de Brasil – en donde el ultraderechista de Jair Bolsonaro todavía se niega a ejecutar la cuarentena – tiene más del quíntuple de infectados, 2.554 casos, y el número de muertes es siete veces mayor, 57 muertes. La realidad demuestra que la decisión del presidente Alberto Fernández está siendo efectiva, aunque el Estado argentino no canta victoria y se mantiene en alerta: se calcula que el pico de infectados se produciría a fines de abril/principios de mayo, por lo que el gobierno prevé extender la medida conocida popularmente como “quedate en casa” al ser la “mejor vacuna” para prevenir la propagación del COVID-19.

Cabe destacar que desde el 26 de febrero hasta el día de hoy, el presidente Alberto Fernández junto a su gabinete de ministros, ha tomado una batería de medidas – alrededor de 40 – tendientes a prevenir y cuidar la salud de los argentinos como el cierre de fronteras, licencias y trabajo remoto para el sector público y privado, protección a los grupos de riesgo, la suspensión del dictado de clases en el sistema educativo, disposiciones para el servicio de transporte público y la construcción de 8 hospitales modulares de emergencia, entre otras disposiciones. Pero también hubo medidas que buscan proteger social y económicamente a gran parte de la población, como fijar precios máximos para alimentos y productos de primera necesidad, establecer un Ingreso Familiar por Emergencia de 10 mil pesos en abril para los sectores más vulnerables y la suspensión del corte de servicios por falta de pago por 180 días.

En ese sentido, ayer el mandatario argentino anunció que en los próximos días enviará al Congreso un proyecto que contempla la congelación de los alquileres y las cuotas de las hipotecas por seis meses, además de la interrupción de los desalojos durante el mismo lapso de tiempo. El texto de la futura ley está siendo trabajado por el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, y la secretaria Legal y Técnica, Vilma Ibarra y se evalúa que sea tratado vía teleconferencia por los legisladores, respetando las medidas sanitarias establecidas por el Ministerio de Salud. La disposición tendría un gran impacto dado que, sólo en Ciudad de Buenos Aires, hay un 53,2% de inquilinos y sólo 19,3% son propietarios de vivienda. Respecto de la imposibilidad de que se produzcan desalojos, desde la Defensoría de Inquilinos remarcaron que la disposición representaría un gran alivio a las casi 100 mil personas que alquilan pensiones/habitaciones y viven del trabajo informal.