El pueblo quiere salud

En todo el país, organizaciones sociales, sindicales y políticas marcharon en defensa de la salud pública: expresaron su repudio a la degradación del Ministerio de Salud a Secretaría y el recorte presupuestario. “En los países donde se aplicaron estas políticas de austeridad, creció la mortalidad infantil y cayó la expectativa de vida”, dijo Nicolá Kreplak, exviceministro de Salud.

 viernes, 5-octubre-2018

Nicolás Kreplak fue muy claro al detallar en programas concretos en los que habrá recortes más fuertes el año que viene


Tal como ocurrió con las manifestaciones contra los recortes en educación, la sociedad argentina le dio un claro mensaje al gobierno en cuanto a que no va a quedarse de brazos cruzados ante el demantelamiento de la salud estatal. Miles de personas se manifestaron en las distintas ciudades del país contra la degradación del Ministerio de Salud, hoy rebajado con muchísima soda a Secretaría.

En nuestra ciudad, la concentración fue en la plaza Agustín Tosco, frente al Patio Olmos. En Buenos Aires, por su parte, la movilización recorrió desde la Secretaría de Salud hacia Plaza de Mayo.

Para Nicolás Kreplak, exviceministro de Salud y titular de la Fundación Soberanía Sanitaria, explicó que el recorte presupuestario planteado “es muy significativo”. “No sólo va a haber un recorte en la cantidad de pesos en relación a la inflación sino que hay una necesidad de comprar insumos que se producen en el exterior –medicamentos, vacunas, insumos para reactivos de muestras de sangre, etc- que están en dólares”, relató el sanitarista.



Kreplak dio algunos ejemplos para entender los ajustes: “El área de Cuidado de la Madre y el Niño tiene una reducción de presupuesto del 60 por ciento. Adentro de esa área, hay un programa que se llama Salida Escolar, que se dedica a que los centros de salud vayan a la escuela y vean a los chicos: De ese programa se reduce el presupuesto un 97 %”.

Además, contó que en el programa de compra de leche hay un recorte presupuestario de 1.130 millones de kilos, lo que significaría que el Estado ahorró un 33 por ciento en la compra de leche a niñas y niños. En el área de VIH, el recorte es del 20 % en los insumos para diagnóstico.

Las consecuencias

Esta política sanitaria, para Kreplak, “es una bomba de tiempo que va a generar problemas en la salud del pueblo tremendamente graves” y se mostró contrario a la idea de que la marcha haya sido convocada por sectores del kirchnerismo y otros movimientos opositores.

Además, cerró con un dato preocupante: “En todos los países del mundo donde se aplicaron políticas de austeridad, lo que se dio enseguida fue aumento de la mortalidad infantil y disminución de la expectativa de vida de la población. Este gobernó anulo las estadísticas, entonces hay muy poca información. Pero con la poca información que tenemos, que es del 2016, ya vemos que han empeorado los indicadores.