El rey de la soja, sin corazón

El empresario sojero Gustavo Grobocopatel se refirió al acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea y dejó una definición alarmante: “Hay que permitir que haya sectores que desaparezcan”. Dijo, como una cosa positiva, que “si la industria láctea no produce quesos de mejor calidad va a sufrir”.

 lunes, 1-julio-2019

Gustavo Grobocopatel fue crudo a la hora de analizar las consecuencias del acuerdo Mercosur-Unión Europea.


El acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea pretende ser presentado por el gobierno como un gran triunfo del macrismo. Pero sus consecuencias son admitidas hasta por los propios empresarios afines al gobierno. El ‘rey de la soja’, Gustavo Grobocopatel, dijo que ante el acuerdo “hay sectores que van a reaccionar rápidamente, hay otros que van a reaccionar lentamente y otros que no van a reaccionar”, y en ese sentido lanzó una definición increíble: “Hay que permitir que haya sectores que desaparezcan”.

“Tiene que haber más nuevos que aparezcan, que viejos que desaparezcan”, aclaró, como si eso suavizara el concepto anterior.



Grobocopatel se enfocó en la producción de quesos como ejemplo. En la entrevista otorgada a FM Millenium, elogió la variedad de quesos europeos y dijo que “si la industria láctea argentina no produce quesos de mejor calidad y a menor costo que los europeos, va a sufrir”. Sin embargo, lejos de esbozar un gesto de preocupación, el empresario sojero celebró ese escenario: “Es un gran desafío para la industria láctea argentina mejorar la calidad. No sé si se entiende la ventaja”.

“Vamos a tender a transformar nuestra economía en el sentido de Europa. Si vamos a pensar en competir con Europa con las dificultades que tenemos ahora, no somos competitivos. Si vamos a seguir pretendiendo hacer productos de mala calidad y más caros, en una economía cerrada, estamos en el horno”, aseguró Grobocopatel, y agregó: “Para tener el poder de Europa tenemos que converger con Europa. Si no lo hacemos, cada vez vamos a tener menos poder, vamos a tener más pobres. Tenemos que tratar de ser cada vez más Europa, no cada vez menos”.

El empresario de la soja se mostró feliz con el aprieto en el que pone este acuerdo a la golpeada estructura productiva de nuestro país: “Este acuerdo es muy importante porque le pone un plazo a la transformación productiva en argentina. Va a impulsar a que haya más inversiones”.