“El teletrabajo logra el gran objetivo del capital que es deslocalizar el puesto de trabajo”

Eugenio Biafore reflexionó en torno al mundo del trabajo en un contexto en el cual la pandemia agudizó las desigualdades del capitalismo. El abogado laboralista estimó necesaria una negociación general que permita emprender una mejora de la distribución del ingreso en la Argentina, teniendo como referencia el salario mínimo, vital y móvil y no la inflación.

 miércoles, 3-febrero-2021

Eugenio Biafore advirtió sobre los riesgos del teletrabajo y remarcó la necesidad de mejorar la distribución del ingreso en nuestro país.


Mientras el gobierno nacional maniobra para controlar el aumento de precios de los alimentos y timonea la crisis económica desatada por la pandemia, el trabajo y los salarios luchan por su recuperación. En medio de un posible acuerdo con el sector empresarial y las organizaciones sindicales, el Estado busca subsanar un 2020 que golpeó duro y parejo al mundo laboral.

Consultado por Nada del Otro Mundo, el abogado laboralista Eugenio Biafore sostuvo que la pérdida del poder adquisitivo fue mucho mayor a los 17 puntos – como mínimo – que señalan algunas consultoras respecto del salario real. “Ese número está midiendo cómo ha ido el salario con respecto a la inflación, que sería el piso mínimo a aspirar”, advirtió. “Debería ser en relación a lo que la propia ley asegura que es el Salario Mínimo, Vital y Móvil: entonces la pérdida es aún mayor”, explicó.

La caída estrepitosa de la actividad – unas 5 millones de personas dejaron de buscar trabajo – el aumento de la desocupación y la salida de alrededor de 3 millones de personas del universo “asalariado” durante el segundo semestre del año pasado, constituyen una verdadera alarma socioeconómica. “Lo que estamos viendo es cómo, en la medida que se precariza el conjunto de la clase trabajadora, mayor es la desigualdad en la distribución del ingreso en la Argentina”, precisó. En ese sentido, lejos de las premoniciones que auguraban un golpe al capitalismo, “el virus profundizó y agudizó las diferencias”. “Precarizó las condiciones de trabajo y las posibilidades de salario”, estimó el especialista.

El desafío del control de lo remoto

Casi con la misma cantidad de trabajadores asalariados que monotributistas/informales, el futuro que se vislumbra es complicado y la irrupción del trabajo remoto no parece traer mucha luz. “El teletrabajo logra el gran objetivo del capital que es deslocalizar el puesto de trabajo y sacarlo del establecimiento”, expresó Eugenio Biafore. “Que uno de los primeros convenios de la OIT sea el de la inspección laboral, no es casual. La norma laboral se cumple cuando se inspecciona. ¿Cómo se inspecciona en el domicilio?”, cuestionó. Según su análisis, la nueva modalidad implica una “mayor individualización del trabajador” y una pérdida de la mirada colectiva. “Va a ser toda una aventura ver cómo se consolida un sindicato de teletrabajo”, pronosticó.

Frente a un panorama difícil, quien representó legalmente a algunos gremios propone un gran acuerdo de negociación general que permita emprender una forma de mejorar la distribución del ingreso en la Argentina y, de esa manera, contribuir a la paz social. “Es la llamada del 2021 y debería ser el objetivo central de nuestra sociedad. No sólo por el bien de los que no tienen para comer, sino porque hay que perfilar un sistema que permita que convivamos”, aseguró.