El Trump cordillerano

Tras la aprobación de la Ley Migratoria en diciembre pasado, el presidente Sebastián Piñera aplica la expulsión de inmigrantes irregulares con el fin de garantizar “fronteras seguras” y “ordenar la casa”. Bajo el mando de tres ministros, ayer fueron deportados más de 100 venezolanos y colombianos de la localidad de Colchane como respuesta a la crisis humanitaria de aquellos que cruzan el altiplano a pie en búsqueda de mejores condiciones de vida.

 jueves, 11-febrero-2021

Cual Donald Trump, el presidente chileno habló de "ordenar la casa" para referirse a su política anti-inmigrantes.


Fiel a las políticas migratorias que aplican casi todos los gobiernos de centroderecha y neoliberales, Chile expulsó ayer a 138 inmigrantes venezolanos y colombianos que habían ingresado de manera “irregular” a través del límite con Bolivia. Con la aprobación de la Ley Migratoria en diciembre pasado y el reciente anuncio del “Plan Colchane” , el presidente Sebastián Piñera pretende “ordenar la casa” y garantizar “fronteras seguras”, sin ofrecer refugio ni soluciones humanitarias a las miles de personas que atraviesan a pie el altiplano en búsqueda de mejores condiciones de vida.

Cual Donald Trump, el mandatario chileno envió a tres de sus delfines a la localidad de Colchane para efectivizar la deportación y el circo mediático: el ministro del Interior, Rodrigo Delgado; el canciller Andrés Allamand; y el titular de la cartera de Defensa, Baldo Prokuriça. El trío realizó declaraciones a la prensa reafirmando la política antimigratoria de la gestión nacional. “Lo que queremos dar con esto es una muy potente señal de que tenemos que ordenar el flujo migratorio por nuestras fronteras”, sostuvo Delgado. “Frente al ingreso ilegal, va a haber una política persistente de expulsión administrativa”, agregó Allamand.

La medida fue duramente cuestionada por el alcalde de la pequeña localidad de Colchane y su par de Iquique. “Es una idea desesperada del Gobierno al no contar con acciones concretas”, cuestionó Javier García Choque, quien remarcó que no fue convocado ni consultado frente a esta situación. “Hay una desconexión total con el territorio. Es sólo para dar una imagen de presencia”, evaluó Jorge Soria, alcalde de Iquique, que a fines de enero interpuso un recurso de protección en contra del gobierno de Sebastián Piñera por su responsabilidad frente a la situación migratoria que enfrenta la ciudad.

A pesar del colapso de servicios básicos que sufre Colchane desde principios de febrero por la llegada masiva de extranjeros, el intendente exigió “diplomacia” para “poder responder a las necesidades de las personas, que han vivido violaciones a sus derechos humanos”. “No es un problema de Tarapacá, es nacional y de Latinoamérica”, sentenció Soria.