“El único que me preocupa es Massa”

Alberto Fernández dijo que de todos los nombres que pueden posicionarse como alternativa a Cristina en la oposición, el tigrense es el único “que realmente tiene una fuerza electoral”. Además, respecto a la no definición de la expresidenta, resaltó que “a Cristina le exigimos todo lo que no le exigimos a nadie”, ya que los demás candidatos tampoco definieron si entran en carrera.

 viernes, 5-abril-2019

Alberto Fernández es uno de los jugadores claves en el armado de Cristina para sumar voluntades.


A medida que la imagen de Macri cae, cada vez más la mirada del escenario político argentino se posa en el terreno de la oposición, para tratar de entender cómo se van a mover las piezas de cara a octubre. Alberto Fernández, que volvió al ámbito del kirchnerismo y sus espacios aliados, consideró que “de los nombres que hay, el único que particularmente me preocupa es el de Massa”. “Massa realmente tiene una fuerza electoral. El massismo serán 7 ó 10 puntos, pero existe”, consideró.

Respecto a Lavagna, el exjefe de Gabinete indicó que “tiene 5 ó 6 puntos de intención de voto, no es algo que me preocupe” y señaló que “son votos que emigran de los votantes de Macri, no son votos que migran del peronismo”. Vinculó su eventual candidatura a un impulso de cierto sector empresario, que lo ve como una alternativa a Macri “ante una Cristina que crece”. “Nadie siente a Lavagna como un opositor real de Macri. Lo ven como una versión mejorada y más preparada, que sin dudas lo es. No creo que sea lo mismo que Macri sino que es la percepción de mucha gente. Y es gente desencantada con Macri”, manifestó.

También se refirió al gobernador de nuestra provincia, Juan Schiaretti, sobre quien apuntó que “es un fenómeno local, no nacional”.

Consultado en Nada del Otro Mundo sobre la candidatura –o no- de Cristina, Alberto Fernández opinó que “a ella le exigimos todo lo que no le exigimos a nadie”. “Lavagna está dando vueltas, Massa dice pero no dice, Pichetto dice pero no cuenta. Y que Urtubey diga que quiere ser presidente es lo mismo que lo diga yo”, dijo el armador peronista, ninguneando al salteño. Admitió que la decisión de no anunciar la candidatura es parte de la estrategia: “Nadie se sube al ring antes de que empiece la pelea, porque hay riesgo de recibir abucheos y sopapos”.

Pensando a futuro, Fernández dijo que “el que gane va a tener un problema, se llame Cristina, se llame Massa, se llame Lavagna o se llame Macri”. Explicó que la deuda que contrajo el macrismo tiene una complicación extra que deriva de que deviene del FMI: “Las deudas con el FMI no pueden aceptar quitas, no pueden aceptar esperas. En la deuda que renegociamos en 2003, el FMI representaba menos del 10 %, y pudimos hacer una quita del 75 % al resto de los acreedores. Ahora lo del FMI es la mitad de la deuda”.