El “yo no fui” de Lopetegui

El secretario de Energía, Gustavo Lopetegui, apuntó contra la empresa Transener por el apagón nacional del 16 de junio. La empresa negó los señalamientos. “Por un error operativo Transener no se ciñó al protocolo de reprogramar la Desconexión Automática de Generación”, indicó el funcionario. Pasado el plazo de 15 días, más dudas que respuestas.

 miércoles, 3-julio-2019


Exactamente 17 días después de que todo el país –y parte de países vecinos- se quedara sin servicio de energía eléctrica, Gustavo Lopetegui se presentó en la Comisión de Minería, Energía y Combustibles del Senado para dar su versión de por qué se generó el apagón. La principal apuntada como responsable según el funcionario fue la empresa Transener, propiedad de Pampa Energía (cuyo dueño es Marcelo Mindlin, empresario cercano a Mauricio Macri).

“Sabemos lo que ocurrió y tenemos identificados a los responsables”, arrancó Lopetegui. El secretario explicó que una de las dos líneas que transporta electricidad desde Colonia Elía (en el norte de nuestro país) hacia el sur estaba fuera de servicio porque Transener debía mudar una torre (la célebre Torre 412). Aseguró que el problema estuvo en los sistemas de protección que deben actuar cuando hay un cortocircuito en la red de alta tensión “para corregir ese desbalance”.

“En el apagón del 16 de junio ocurrieron tres eventos con responsables diferentes, pero el evento desencadenante fue la no actuación de la DAG del NEA, responsabilidad de Transener”, arrancó en su explicación técnica. “Por un error operativo, Transener no se ciñó al protocolo de reprogramar la Desconexión Automática de Generación (DAG) cuando cambió la topología de la red. Es por ello que la DAG no se activó cuando debía hacerlo y esto fue reconocido por la empresa Transener”, detalló, indicando que esa empresa es quien tiene “la responsabilidad primaria”.

Por otra parte, hizo algunas otras consideraciones. Por un lado, dijo que es falso que la causa del apagón haya sido el exceso de energía transportada desde Yacyretá. También afirmó que “se han tomado las medidas preventivas para que esto no vuelva a ocurrir” y que se establecerán sanciones una vez finalizados los informes. Esas sanciones, detalló Lopetegui, serán dictaminadas por el Ente Nacional Regulador de Electricidad (ENRE). “Las sanciones no son establecidas por la Secretaría de Energía”, se exculpó Lopetegui.

Por último, Lopetegui consideró que, a pesar del apagón, el sistema eléctrico argentino “es robusto”, agregando que “hay que contextualizar que las fallas ocurrieron con un nivel de stress inhabitual”. Para justificar la falta de control estatal, dijo que “En ningún país el Estado hace vigilancia continua” y que “cuando los resultados no se dan aplican sanciones”.



La negativa de Transener

La empresa publicó un comunicado en el que subrayó que “la falla se debió a un problema técnico puntual y no a la falta de inversión y mantenimiento”. Indicaron que el DAG no se adaptó al cambio de configuración hecho a raíz del by pass en la Torre 412 y por eso no reconoció las señales del sistema de protección. Si bien negó ser la única resposable, la empresa señaló: “Transener reconoce su cuota de responsabilidad por los hechos ocurridos en el ámbito de su competencia y pide disculpas por las molestias ocasionadas”.

Datos de alta tensión

El Observatorio de la Energía, Tecnología e Infraestructura para el Desarrollo (OETEC) brindó algunos datos para entender el desastre generado por la política energética macrista. En el acumulado a mayo, la generación de energía eléctrica no sólo se desplomó 8,4 %, sino que cayó incluso por debajo del nivel de 2014 (-0,2 %). Las industrias consumen menos electricidad que en 2013 y los hogares argentinos menos que en 2015. Además, responsabilizaron al Estado por lo sucedido en la Torre 412, ya que los técnicos de Transener sabían que estaba comprometida desde 2015, y no se hizo nada.

Por último, dijeron que la central Yacyretá podría haber aislado la falla en el by pass de la Torre 412, pero no lo hizo porque el sistema de control (SCADA) es obsoleto. En 2015, el recién asumido Macri removió el contrato de modernización de este sistema a la firma Voith. Ese negocio era ambicionado por empresarios amigos, Nicolás Caputo entre ellos. Finalmente, el SCADA no se actualizó y hoy el sistema no puede utilizarse para detectar fallas.