Ella también se cansó del sistema

De acuerdo a un informe de Abofem Argentina, se registraron 172 femicidios en lo que va del año y sólo 31 de esas mujeres asesinadas habían realizado denuncia previa. Las deficiencias en el Poder Judicial y la falta de perspectiva de género operan en contra de la prevención de la violencia machista, desalentando la radicación de denuncias y provocando el descreimiento en el sistema de parte de las víctimas.

 lunes, 24-agosto-2020

Minimizar la gravedad de la situación, las dilaciones y la revictimización son algunas de las problemáticas que desalientan las denuncias y promueven el descreimiento en el sistema judicial entre las víctimas de violencia machista. Fotografía: Silvia Juárez y Julián Alaimes.


Con la implementación de la cuarentena, el riesgo de aquellas mujeres que padecen situaciones de violencia de género aumentó. Compartir más tiempo en el hogar con el agresor se convirtió en un peligro mucho más real y cercano para las víctimas. Desde el Observatorio de Investigación de Femicidios de Abofem Argentina consideraron importante sistematizar estos datos, haciendo hincapié en la existencia o no de denuncia previa, como una manera de visibilizar las deficiencias del sistema judicial en los casos de violencia machista.

A partir de un trabajo autogestivo en donde cotejan la información con otros observatorios y con las noticias publicadas en los medios de comunicación, relevaron 172 femicidios en territorio nacional en lo que va del año, con el agravante de que sólo 31 de esas mujeres habían efectuado alguna denuncia previa . “De diez casos, dos hacen la denuncia y ocho no”, precisó a Al Revés Melisa García, presidenta de Abofem Argentina. “Es un número altísimo y tiene que ver específicamente con la deficiencia de la justicia”, agregó. “Muchas veces, las mujeres van con la cara destrozada para que le tomen la denuncia y ahí se la toman. Pero si van y cuenta una situación de violencia económica, psicológica u otro tipo, a veces no son recepcionadas esas denuncias y las mandan de vuelta a su casa”, explicó.

Como consecuencia de esta violencia institucional, aparece en las víctimas un cierto descreimiento acerca del sistema, de la utilidad de radicar una denuncia y de que esa medida vaya a servir para poner freno a una situación de violencia. En ese sentido, la abogada remarcó que es mayor el desconocimiento y la desinformación de parte del personal encargado de tomar las denuncias y de llevar adelante el proceso, que la ignorancia de parte de las mujeres de lo que significa estar sufriendo maltrato. “Es importante cambiar ese chip de qué es importante y qué no es importante según la persona que esté escuchando en ese momento y entender todos los pormenores que recorre una situación de violencia”, consideró. “No estamos hablando de expertiz en el tema, sino simplemente de contar con las herramientas básicas y necesarias para accionar frente a una situación de violencia”, precisó.

La concientización sobre la importancia de aplicar la perspectiva de género en el ámbito judicial, la capacitación efectiva y la implementación de la Ley Micaela, surgen como posibles soluciones ante esta problemática. Con relación al proyecto de Reforma Judicial que está siendo debatido en el Congreso, Melisa García rescató el hecho de que se estén escuchando y convocando a referentas del movimiento feminista para que asesoren y acompañen en esta iniciativa. “Necesitamos una Justicia que tienda a una perspectiva de género como una forma nueva de trabajo y no como una cuestión excepcional como estamos viendo ahora”, concluyó.

Más de 100 profesionales del derecho

Abofem Argentina funciona desde octubre del año 2018 y forma parte de una asociación de abogadas feministas a nivel internacional con alcance federal que asesoran y acompañan a víctimas de violencia machista. En el país, están presentes en 11 provincias y en 7 localidades. Respecto del Observatorio de Investigación de Femicidios, Melisa García destacó el trabajo que llevan adelante sus colegas Marisol, Cintia, Bárbara, Candela y Cecilia. “Es muy desgarrador y doloroso sistematizar todos esos datos, ver lo terrible que son y pasarlos a un formato de estadísticas, como para poder demostrar de una manera dura qué es lo que estamos viviendo día a día y cómo van aumentando los femicidios en nuestro país”, sostuvo.