“En agosto aumentó el 30 % la gente en los comedores”

El diputado Daniel Arroyo fue uno de los dirigentes que empezó a pedir la declaración de emergencia alimentaria, que hoy ya es un clamor de distintos sectores ante la profundidad de la crisis. Dijo que la medida permitiría tomar partidas de otras áreas para reasignarlas a alimentos y poder hacer licitaciones rápidas de raciones para los comedores.

 miércoles, 4-septiembre-2019

Daniel Arroyo pidió que el Gobierno reasigne partidas presupuestarias a los comedores y aumente las raciones de alimentos de forma urgente.


“En la práctica, lo que era un centro comunitario pasa a ser un merendero y lo que era un merendero pasa a ser un comedor. También dan viandas porque va la gente grande a buscarlas”, graficó el diputado Daniel Arroyo. La imagen dibuja a la perfección el impacto en las capas sociales más bajas de la gravísima crisis, inflamada especialmente desde el lunes posterior a las PASO y a partir de la devaluación brutal de la moneda nacional y su traslado a inflación.

Arroyo, acaso el gran apuntado para ser ministro de Desarrollo Social en un eventual gobierno de Alberto Fernández, es uno de los que viene peleando desde hace rato por que el macrismo declare la emergencia alimentaria, que se hace más necesaria que nunca. “Emergencia alimentaria significa dos cosas: por un lado, le da la posibilidad al Estado de tomar partidas de otras áreas y volcarlas en los comedores, merenderos y comedores escolares; y segundo, le permite hacer licitaciones rápidas para que haya raciones de alimentos en los comedores”, explicó.

Hoy, legisladores nacionales de bloques opositores junto con organizaciones sociales y eclesiásticas que vienen impulsando este pedido iban a reunirse para darle mayor fuerza al reclamo, por situaciones como la que contó Arroyo: “Hay más gente en los comedores comunitarios, más chicos que se quedan a comer en las escuelas, más personas en los merenderos. Algunos intendentes del Conurbano me dijeron que en el último mes aumentó un 30 % la gente que está yendo a los comedores y merenderos”.

El diputado explicó que la emergencia “está pensada siempre para lo climático: si hay una inundación, el Estado tiene que comprar colchones y a las dos horas colocarlos en los centros de evacuados”. Más o menos ese es el escenario del hambre hoy en los sectores vulnerables de la Argentina, así de urgente y doloroso. Para Arroyo, lo que le están pidiendo al Gobierno “es lo mínimo de lo mínimo”.

Por otra parte, volvió a reclamar que se tomen medidas para regular el precio de los 11 productos de la canasta básica de alimentos en la Argentina (más allá de la quita del IVA para algunos productos). Pidió que se avance con la Ley de Góndolas para que ninguna firma tenga más del 30 % de la góndola de un producto: “Hoy, tres marcas de harina ocupan toda la góndola y fijan precios. Necesitamos que estén las otras empresas y los productores locales”. También puso el ojo en la necesidad de generar un esquema para intervenir en la intermediación comercial. “El tambero saca el litro de leche a 7,50 y termina a 55 pesos en la góndola. Hay que fortalecer los pequeños productores con créditos a tasa baja.Los 11 alimentos de la canasta básica tienen que ser accesibles”, reclamó.

“Esto es lo estructural que hay que hacer en Argentina, y le toca al próximo gobierno y a los diez gobiernos que vengan. Tenemos que tener una premisa: comer tiene que ser barato”, concluyó Arroyo.