“En CABA hay dos argentinas: la de adentro de los hospitales y la de afuera que circula como si el virus ya estuviese derrotado”

La situación desesperante que atraviesan los hospitales de la Ciudad de Buenos Aires es ninguneada por el gobierno “judicializador” de Horacio Rodríguez Larreta que busca politizar la pandemia sin ningún tipo escrúpulo. Rodolfo Arrechea, coordinador de la Mesa Nacional de ATE Salud, aseguró que el movimiento que genera la presencialidad escolar favoreció la aparición de casos y advirtió que varios hospitales públicos están al límite de su capacidad.

 martes, 20-abril-2021

El regreso a la presencialidad escolar y la apertura del resto de las actividades en CABA están provocando una suba de los contagios de manera vertical.


Mientras Horacio Rodríguez Larreta promueve su postura de “ofendido” y hace alarde de su poco creíble “defensa de la educación”, los hospitales de la Ciudad de Buenos Aires continúan soportando el tsunami de los contagios. Ayer se registraron casi 3 mil contagios en el distrito que gobierna Juntos por el Cambio, lo que representa una tercera parte del total de casos que se detectaron en la provincia de Buenos Aires.

Con el sistema privado sanitario al borde del colapso y muchos hospitales públicos con el 100% de ocupación de camas críticas, el regreso a la presencialidad escolar significó un empujoncito más hacia el precipicio: se incorporaron un millón de personas más a la utilización del transporte público. A pesar de la recomendación de “mantener abiertas las ventanas en los colectivos”, durante el último mes se hisoparon 5600 personas en la unidad febril del Hospital Rivadavia – el segundo en positividad después del Hospital Muñiz – y el promedio de edad de los pacientes internados por covid es de 45 años.

“En la Ciudad de Buenos Aires hay dos argentinas: la de adentro de los hospitales entregando todo, y la afuera que circula como si el virus ya estuviese derrotado”, lamentó Rodolfo Arrechea, coordinador de la Mesa Nacional de ATE Salud. “Estamos naturalizando alrededor de 300 fallecidos por día, es una cifra alarmante”, agregó. “Cuando baje la temperatura, podemos llegar a los 40 mil casos por día. El sistema sanitario argentino tiene un límite”, pronosticó en diálogo con Al Revés.

En ese sentido, abonó la idea restringir actividades para “oxigenar” al personal. “Lo último que nos faltaba a nosotros es que se politice la pandemia”, evaluó. De esta manera, recordó que “lo único que derrota al virus es la vacuna” – un bien escaso – y señaló que hasta que no se logre vacunar a mucha gente, “hay que restringir actividades”. “Esta ola más que ola es un tsunami. Y todo descansa sobre las espaldas de los trabajadores de la salud”, finalizó.