Andrés Daín

 

columnista alreves.net.ar

En Córdoba, lo obvio es imposible