EN VIVO
NADA DEL OTRO
MUNDO
/ de 7 a 9 hs
suscripcion alreves.net.ar

“En el gobierno de Cristina hubo una desinteligencia con Córdoba”

Alberto Fernández busca zanjar las heridas entre Córdoba y el kirchnerismo. El precandidato pasó por nuestra provincia y se reunió con Schiaretti. Elogió a De la Sota y afirmó que con el gobernador tiene visiones parecidas de la situación actual y de lo que hay que hacer. Dijo que volverá en pocos días para hacer campaña.

 Miércoles, 10-julio-2019

Alberto Fernández y Juan Schiaretti se reunieron en el Panal.


El precandidato presidencial del Frente de Todos pisó uno de los distritos más adversos. Alberto Fernández llegó a Córdoba para reunirse con Juan Schiaretti en una clara búsqueda de cicatrizar las heridas abiertas durante el gobierno de Cristina, vinculado a él inevitablemente porque es su candidata a vicepresidenta, aunque él no haya formado parte tras renunciar en 2008. “No entiendo cómo quedé yo enfrentado a los cordobeses, quiero que demos vuelta la página”, lanzó el exjefe de Gabinete, quien dijo que le expresó a Schiaretti “el deseo de ser lo que siempre fui: un amigo de Córdoba”.

“Me doy cuenta de que en el gobierno de Cristina, cuando yo ya no era parte, hubo una desinteligencia con Córdoba. Y no quiero tener más desinteligencias con Córdoba. Es una provincia muy importante como para que alguien que quiera gobernar la Argentina la descuide. Quiero que los cordobeses me acompañen y me ayuden”, definió Fernández, luego de la reunión con el gobernador de la provincia.

En esa dirección, contó que en la reunión que mantuvo a la siesta con Schiaretti “hablamos de la necesidad de que el país tenga una relación institucional como la que merece Córdoba y hablamos sobre la necesidad de construir juntos”. “Tenemos una visión bastante parecida de lo que nos está pasando y una visión bastante parecida de lo que debemos hacer. Para hacer eso Córdoba es central, es una provincia muy importante”, agregó el precandidato.

Aun cuando quedó como el único gobernador peronista que no acompañará su candidatura presidencial, Fernández elogió al gobernador cordobés: “Lo conozco al gobernador Schiaretti hace mucho tiempo. Tengo por el un respeto y un afecto sincero. Muchos no lo saben pero cuando la democracia volvía trabaje durante muchos años con José Manuel de la Sota”. Fernández sabe que los resquemores calaron muy hondo y que el esfuerzo para captar votos cordobeses debe ser doble.

Al respecto, dijo que no tiene problemas con que Schiaretti no acompañe su candidatura. “El que tiene que ganar los votos soy yo. No le pido a ningún gobernador que haga lo que tengo que hacer yo”, argumentó.

Una solución ‘japonesa’ a los problemas argentinos

Consultado sobre cómo sería al relación con el periodismo en un eventual gobierno suyo, Fernández negó que vaya a mantener la disputa frontal con el Grupo Clarín. “A veces leo Clarin y me hace acordar a esos japoneses que siguen disparando cuando la guerra terminó. En la Argentina, esa guerra se terminó”, graficó.

Los límites del Frente de Todos

Alberto Fernández rechazó la idea de que es ‘el candidato del kirchnerismo’: “El espacio que construimos en el Frente de Todos excede al kirchnerismo. Está todo el peronismo, los gobernadores, gente que no viene del peronismo. Cuando nos quieren achicar nos llaman kirchneristas”.