En Orán las prefieren decorosas

La concejala Verónica Hilario, de la ciudad salteña de Orán, fue destituida de su cargo como presidenta en la comisión de Cultura y Educación, por haber apoyado la legalización del aborto. La moción ingresó al concejo deliberante luego de que un abogado jubilado de esa ciudad presentara una carta en la que "sugería" que "por decoro" se excuse de su función.

 viernes, 14-agosto-2020

Verónica Hilario, concejala en segundo mandato en Orán, fue víctima de persecución ideológica por apoyar públicamente la legalización del aborto.


Ni sumisa, ni devota, y tampoco decorosa. La concejala de Orán, Verónica Hilario, fue destituida de su cargo como presidenta de la Comisión de Cultura y Educación de esa localidad por apoyar públicamente la Interrupción Legal del Embarazo (ILE), a pesar de que asumió el cargo hace menos de un mes.

“Desde 1985, cada dos años se entrega un premio a vecinos y vecinas que se destacan en una labor social en beneficio de los otros, o porque se destacan en cultura o deportes. Empezamos a trabajar, tenemos el 90% del evento realizado, pero esta semana fui víctima de escraches en las redes sociales porque me manifesté a favor de la Interrupción Legal del Embarazo, con agravios e insultos”; cuenta la legisladora del Frente de Todos e integrante del colectivo feminista de Orán.

“El martes recibo una carta de Domingo Sabag, un abogado jubilado, donde me dice que debido a mi postura a favor de la interrupción legal del embarazo, él considera que por decoro debería retirarme de la comisión, no participar. No estoy de acuerdo con su postura, pero lo tomé como una opinión más”, contó Hilario en una entrevista con Al Revés. En su carta, Sabag describe a la concejala como “una persona de reconocida militancia dentro de la Organización «Colectivo de Mujeres» que se manifiestan abiertamente a favor del aborto y de la interrupción del embarazo y que también ha expresado públicamente su franca oposición a la declaración del municipio de Orán como: ‘PRO-VIDA’”, escribió Sabag, que considera que dicha declaración fuera razón suficiente para perseguir y señalar a quien se manifieste a favor de la vida de las mujeres que deciden interrumpir un embarazo.

La carta también llegó a todos los medios de comunicación de la localidad, puso a Hilario en el centro de escraches, ataques, amenazas y violencia verbal en las redes sociales y cumplió su objetivo de ingrear al Concejo Deliberante, donde se abrió paso directo en la agenda del día de los legisladores. “Uno de los concejales del frente Sáenz Gobernador, hace la moción diciendo que no quería que siga en la comisión, que estaba de acuerdo con la carta de Sabag, propuso la destitución y la votaron con mayoría simple. Pedí que se hiciera un acta y el fundamento fue que era mi postura a favor de la ley la razón de mi exclusión de la comisión”, agrega.

“Ya hice una presentación en el Inadi. Es una persecución ideológica, discriminación por estar a favor de la ley y por decir que no soy católica me están excluyendo de una comisión que no tiene nada que ver con la religión”, agrega Hilario.

La carta de Sabag, donde hace un repaso extenso en la leyenda del patrono de Orán, San Ramón Nonato, termina con su alegato en contra de la participación de la concejala en los eventos relacionados con el premio y pidiéndole que “por razones de decoro, y otras que no viene al caso analizar, se excuse de participar – si lo considera procedente – expresándole también que no su decisorio porque- como lo dije y repito – respeto su libertad de pensamiento”.