En Ribeiro, las minicuotas llegaron al salario

Los empleados de la cadena de electrodomésticos cobran el sueldo en cuotas desde enero. La empresa tuvo que pedir procedimiento preventivo de crisis en junio. Hoy está más al límite que nunca: los empleados dicen que nunca les habían pagado tan mal como en septiembre y la empresa señala que las ventas cayeron a la mitad.

 Miércoles, 9-octubre-2019

Este año, los trabajadores llegaron a hacer paro en algunas sucursales reclamando por la falta de pago.


“Votar hoy a Macri me parece una decisión de superviviencia”. Eso les decía Manuel Ribeiro, dueño de la cadena de locales de venta de electrodomésticos que lleva su apellido, a sus empleados en agosto, días antes de las PASO. Hoy, la empresa está en una situación límite: con 85 sucursales y 1.500 empleados, todavía no terminó de abonar el aguinaldo ni el salario de septiembre y está sumida en un pozo profundo por la caída del consumo.

La empresa paga sueldos en cuotas desde enero, pero la situación se agravó y los plazos se estiraron tanto que los empleados manifiestan que nunca les habían pagado tan mal como ahora. Según el sitio BAE Negocios, quien publica la noticia, el último balance de la compañía marca que los ingresos en junio de este año alcanzaban los 5.400 millones de pesos. El año pasado, en el mismo mes, ese número era el doble: 11.000 millones. Además, la pérdida anual alcanzó los 1.378 millones.

El gerente de Ribeiro, Dan Attie, admitió que “las ventas cayeron a la mitad”. La recesión y el congelamiento de consumo generados por el modelo macrista jaquearon a la empresa. Además, la devaluación la golpeó de frente “debido a las obligaciones negociables en dólares y a largo plazo”, según relató Attie.

Además, la empresa está en procedimiento preventivo de crisis desde junio, algo que solicitó para intentar sostener los puestos de trabajo y evitar el cierre de locales, cosa que hasta ahora mayoritariamente logró. Solo cerró algunas sucursales en localidades donde tenía más de una (San Nicolás y San Luis) y achicó otras.

Aunque parezca mentira, hace solo dos meses, la sugerencia del dueño de Minicuotas Ribeiro a sus empleados vía audio de Whatsapp se coronaba de la siguiente manera: “A algunos de nosotros puede no gustarle Macri, otros pueden desear advertirlo con un voto castigo, pero pensando exclusivamente en los problemas propios, conviene votarlo”.