Energéticas y bancos, los ganadores del modelo

El macrismo puso en marcha medidas y políticas que en tres años garantizaron rentabilidades extraordinarias a las empresas de la cadena energética, principalmente las del gas, y al sistema financiero, con el objetivo de sentar las bases de un modelo de financierización en Argentina.

 lunes, 14-enero-2019

Paolo Rocca y Marcelo Mindlin fueron claramente beneficiados por la política energética macrista.


Las consecuencias de los descomunales aumentos de las tarifas de servicios públicos generan ganadores y perdedores. Entre los últimos están los usuarios residenciales, los comercios y la industria, que necesitan de la energía para producir y comercializar. Los ganadores son algunas productoras de gas y petróleo, transportistas y distribuidoras de gas, las eléctricas, el agro, la minería y servicios de intermediación financiera.

Y dentro del complejo gasífero, beneficiadas con un shock tarifario de 1600% desde el 2015, algunas empresas fueron más favorecidas que otras. En los dos primeros años de Macri hubo una transferencia de consumidores a la cadena de valor energética en aproximadamente 16.500 millones de dólares.

Así, las productoras de gas registraron en 2017 más de 20 mil millones de pesos, en tanto que las transportistas ganaron aproximadamente 3500 millones y las distribuidoras cerca de 4500 millones, con claras ventajas para el Grupo Techint y la Corporación América de Eurnekián. Incluso, Tecpetrol, la petrolera de Paolo Rocca, duplicó su producción en dos años y logró desplazar a Loma de la Lata, de YPF, como el mayor campo de gas del país. Una política claramente antinacional.

Usureros

El sector de bancos e intermediación financiera fue el que más creció durante la gestión Cambiemos. Entre el acumulado al tercer trimestre de 2018 (último dato disponible) y el tercer trimestre de 2015 el sector financiero creció un 7 por ciento, mientras que la economía en su conjunto se contrajo un 0,9. ¿Para qué invertir en producir cuando todo está armado para la especulación?

Según información del Banco Central, los bancos llevan ganados 137.647 millones de pesos en el último trimestre de 2018 (último dato disponible), un 92% más que en el acumulado para el mismo periodo de 2017. Las razones son el crecimiento de los ingresos de títulos ajustables por inflación (CER, CVS) y el segundo las Lebac y las Leliq, la bomba de tiempo que tiene con vida al gobierno y atado, por ahora, al dólar.

En una nota para Página/12, el economista Nicolás Hernán Zeolla, explica que la clave está en que el “el Estado le armó a los bancos un negocio redondo al permitirles fondearse con el dinero de los ahorristas a una tasa baja y luego prestarle al mismo Estado vía títulos del tesoro y al BCRA”, además de otros beneficios a las entidades financieras.

“El objetivo del gobierno desde el principio fue sentar las bases de un modelo de financierización en Argentina. Esto es, desregular el sistema financiero y el mercado cambiario y así reordenar el esquema de ganadores y perdedores del modelo económico expandiendo la intermediación financiera, usando el endeudamiento privado como sustituto al consumo impulsado en la mejora distributiva”, concluye el investigador del Conicet.