Enojate hermana

Una encuesta de Mujeres de la Matria Latinoamericana revela que durante el aislamiento obligatorio, la mayor cantidad de trabajo doméstico y de cuidado de personas recayó sobre las mujeres, que en algunos casos dedican hasta 10 horas diarias a tareas no remuneradas dentro del hogar.

 martes, 28-julio-2020

Según una encuesta de Mumala, las mujeres que viven con parejas e hijes, destinan 10 horas diarias a las tareas domésticas, el doble de las que viven solas.


“Eso que llaman amor es trabajo no remunerado”, dice una consigna feminista que aspira a modificar conciencias y modficar el tablero desigual en el que se reparten las tareas dentro del hogar. Según una encuesta de Mujeres de la Matria Latinoamericana (Mumala), realizada entre el 4 y el 20 de mayo sobre una muestra de 3995 mujeres cis y trans de todo el país, durante el aislamiento social preventivo y obligatorio, la mayor porción de trabajo puertas adentro de los hogares recayó sobre ellas.

Lavar, limpiar, cuidar, atender niños, ancianos o personas discapacitadas, cocinar y organizar el funcionamiento de la casa son algunas de los trabajos que durante la pandemia ocupó gran parte del tiempo de las mujeres, que en algunos casos dedicaron hasta 10 horas por día a hacerlos.

2Es bien sabido que el no reconocimiento de las tareas de cuidado y domésticas, asumidas mayoritariamente por las mujeres, construye los cimientos de la desigualdad económica: las brechas salariales, la exclusión o flexibilización en el mercado laboral, la dificultad para capacitación o especializacion, entre otras”, dice el informe y señala que a partir de la pandemia de Covid-19 se visibilizó un panorama de profundas desventajas económicas y de oportunidades que afecta principalmente a las mujeres y las sobrecarga de tareas vinculadas al cuidado y la reproducción.

La mitad de las mujeres encuestadas tiene niños, niñas o adolescentes a cargo, el 14% tiene personas mayores a cargo y el 7% se encarga del cuidado de personas con discapacidad. De todas las encuestadas, el 43% tiene un trabajo remunerado que sostiene durante el aislamiento, con jornadas laborales de casi cinco horas en promedio. El 35% realiza estas jornadas de manera autogestiva o independiente, mientras que el 75% aseguró que durante la cuarentena vio disminuido su ingreso regular.

En cuanto al trabajo no remunerado, el informe reveló que las mujeres con hijes y con parejas, destinan un promedio de 10 horas diarias a las tareas domésticas, mientras que aquellas que viven solas lo hacen la mitad del tiempo. En caso de tener que cuidar a personas mayores, a ese tiempo le suman casi una hora y media más de tareas por día. Menos del 40% de las mujeres aseguraron que compartían estas tareas con otro adulto.

“Necesitamos la puesta en marcha de medidas integrales hacia el reconocimiento del trabajo doméstico y de cuidado. Tenemos derecho a ser cuidados/as, y que esas actividades sean reconocidas, que sean repartidas en una forma más democrática y equitativa en los hogares y no recaigan sobre nosotras y perpetúen las desigualdades”, aseguró Silvia Ferreyra, coordinadora nacional de Mumalá.