“Es improbable que EE.UU rescate a la Argentina”

Macri viajará a Norteamérica para reunirse con los popes de Wall Street y con el jefe del Tesoro de EE.UU, a quien le pedirá ayuda para evitar el default. "Eligió un camino que ya nos llevó varias veces al desastre, que es alinearse con EE.UU. no sólo desde el punto de vista económico, sino también desde el punto de vista geopolitico y militar", remarco el especialista Leandro Morgenfeld.

 Lunes, 27-agosto-2018

Macri necesita un difícil financiamiento de EE.UU, pero Trump está inmerso en su propia situación interna.


Mauricio Macri viajará en septiembre a EE.UU. con la urgencia y la ilusión de obtener una ayuda financiera del gobierno norteamericano para evitar un posible nuevo default o cesación de pagos y llegar con aire a 2019. El historiador e investigador Leandro Morgenfeld, especialista en las relaciones entre Washington y la Argentina, afirmó que el hecho de que el Presidente haya decidido ir él a la Asamblea anual de la ONU, y no la vice Gabriela Micheti como era el plan original, es “una clara muestra de la zozobra de la economía argentina y de la poca confianza que hay incluso en Wall Street” sobre el futuro del país.

“¿Por qué viaja Macri, más allá de la razón oficial, que es asistir a las Asamblea de Naciones Unidas, algo que en general no le interesa mucho? La acción relevante es reunirse con los jefes de Wall Street y tratar de abrirle la mano al Secreterio del Tesoro norteamericano para que salve a la Argentina”, señaló el también docente de la UBA.

Para Morgenfeld, la posibilidad de que Donald Trump asista financieramente al gobierno de Cambiemos es remota y sólo podría vincularse a razones de geopolíticas o estratégicas para los intereses de EE.UU. “Es muy complejo, muy difícil. Que el Congreso norteamericano decida salir al rescate de un país como Argentina, sólo podría explicarse por razones geopolíticas. Es decir, Macri pretende mostrarse como el líder que puede evitar que la región vuelva a caer en lo que en los EE.UU llaman ‘gobiernos populistas’ o ‘posneoliberales’. Ellos (por Cambiemos) confían que EE.UU va a sostener económicamente a Argentina porque si Argentina termina cayendo en un nuevo default, esto terminaría generando un efecto dominó en la región”, explicó. Pero, continuó Morgenfeld, “es bastante improbable por la situación política interna, más que en EE.UU. de acá a noviembre hay un proceso eleccionario en curso, que el Tesoro norteamericano desembolse los 10 o 15 mil millones de dólares que ilusionan al Gobierno argentino y que le permitirían llegar con algo de oxígeno al 2019”, sobre todo porque todos los indicadores de la economía nacional lanzan destellos en rojo.

“Todo esto muestra el fracaso de la política exterior y de la inserción internacional de Macri. Esta necesidad que tiene de viajar casi de urgencia a los EE.UU. tiene que ver con intentar destrabar un financiameinto externo para la Argentina, ante el fantasma más temido que es caer en la cesacion de pagos”, subrayó el entrevistado por el portal Al Revés.

Ningún número tranquiliza

“Los números oficiales que exhibe la economía son muy, muy preocupantes”, recalcó el historiador. “En el Presupuesto 2018 se había proyectado una inflación de entre el 8 y 12% y todos los analistas dicen que vamos a cerrar el año con más del 35%. Se preveía un dolar a $19,30 a fin de año y ya lo tenemos acercandose a los 32. Se había proyectado un crecimiento del 3,5% del PBI y hoy ya el ministro Dujovne reconoció que la Argentina va a retroceder la actividad economica por lo menos en un 1%, y sabemos que esas proyecciones optimistas suelen dar peores, tenemos un desbalance comercial récord: el año pasado fue el mayor de la historia, 8.471 millones de dólares, y en los primeros siete meses del año ya tenemos un 75% más, por lo tanto vamos a terminar arriba de los 10 mil milones de dólares de desbalance comercial”, se explayó.

“Caída de la actividad, caída de los indicadores sociales, una disparada de la inflación, fuga de capitales: ningún número que pueda exhibir la economía argentina permite llevar tranquilidad a los inversores externos y esto hace que haya un horizonte cercano bastante probable, o bien un default, cesación de pagos, o bien la necesidad de volver a discutir un acuerdo con el FMI que se selló en junio, hace apenas dos meses. Hoy ya reconoció Dujovne que tiene que pedir un adelanto de desembolso del fondo de 3.000 milllones, y esto es apenas para tapar agujeros de acá a fin de año”, alertó Morgenfeld.

Relaciones carnales

El especialista se lamentó que de que Gobierno argentino, en lugar de lugar aunar posiciones con el resto de los países de America Latina, para desde allí negociar con mayor fuerza ante las potencias extrahemisféricas, “eligió un camino que ya nos llevó varias veces al desastre, que es alinearse con EE.UU. no sólo desde el punto de vista economico, sino también desde el punto de vista geopolitico y militar”.

Hace doce días, resaltó, llegó a Buenos Aires “nada menos que el secretario de Defensa de Trump, el jefe del Pentágono. Y hoy, en una visita menos publicitada, llegó la visita del jefe del Comando Sur, con el que entre otras cosas están organizando el operativo militar que van a hacer el 30 de noviembre y el 1 de diciembre en la Cumbre presidencial del G20”. “Todo esto habla del alineamiento del gobierno de Macri con EE.UU. con la ilusión de que eso va a destrabar la llegada de inversiones y de préstamos al país, la famosa lluvia de inversiones que no llegó en los 31 o 32 primeros meses del gobierno”. “Lo único que hizo en la Argentina después de 14 años es volver a subordinarse a las directivas del FMI a cambio de un préstamo que en los hechos financió la fuga de capitales en las ultimas semana y no pudo revertir la situación de violenta devaluación de la moneda”, finalizó.