“Es mentira que el coronavirus ya fue”

La promesa de una vacuna o de varias, alimentó un optimismo que en muchos casos relajó también el alerta y los cuidados ante la pandemia. Jorge Aliaga, físico e investigador del Conicet, explica que la cifra de casos todavía anuncia muchas muertes y que el objetivo sigue siendo prevenir los contagios.

 lunes, 16-noviembre-2020

El físico e investigador de Conicet, Jorge Aliaga, señala que la pandemia está lejos de haber terminado y que la cantidad de casos activos anuncia varios miles de muertos más en el país.


Mientras las noticias sobre la cantidad de casos y fallecimientos por Covid-19 van cediendo espacio a los anuncios y promesas de las vacunas, la cantidad de contagios no dejan de avanzar y en provincias como Córdoba y Santa Fe la situación sigue siendo crítica.

Sin embargo, el optimismo tiene el contorno de una ilusión hasta tanto las vacunas no comiencen a generar la esperada inmunidad de rebaño. “Lo que pasó en el AMBA puede servir de lección para el resto del país. Hubo una suba en mayo, y como se privilegió el no afectar más la economía y retomar actividades, hubo meses y meses en los que no escalaba mucho pero tampoco bajaba. Si tenés un promedio de más de mil casos por día, como pasó en el AMBA, eso genera es una cantidad enorme de fallecidos porque se van acumulando”, explica Jorge Aliaga, físico e investigador de Conicet. “El peligro de lo que puede ocurrir en el interior es que, pasada la primera suba, se retoman actividades y los casos no bajan o bajan muy lento. Seguimos en casi 10.000 casos por semana, estamos como en agosto y a veces mucho peor”, agrega, en una entrevista con Nada del Otro Mundo

Según Aliaga, ni en Argentina ni en ningun lugar del mundo se sabe con exactitud cuánta gente se contagia porque muchos son asintomáticos o leves. “Solamente conocemos los confirmados por PCR. La estadística dicen que por cada 10.000 casos, a la larga tenés entre 320 y 330 fallecidos, algunos a los 15 o a los 30 días. Cuando tenés muchas semanas con 10.000 casos después tenés varias semanas con más de 300 fallecidos por día”.

“No hay que naturalizar las bajas, porque en la medida en que los casos siguen ocurriendo, se siguen acumulando los fallecidos. No alcanza con que disminuyan los casos, hay que mantener la distancia, los barbijos, la higiene. Lo que hemos aprendido es que los asintomáticos sí contagian y son los más responsables de los contagios, porque los que no tienen síntomas no saben que están contagiando. Hay que asumir que se puede estar contagiando, aunque la persona se sienta bien”, continúa y subraya una advertencia: “no es verdad que ya fue, lo que dicen las estadísticas es que hay una gran cantidad de personas mayores que se han estado cuidando y son los que mayoritariamente no se contagiaron. La mayor parte de los contagios son personas jóvenes. Los que más pueden ser afectados siguen siendo susceptibles de contraerlo. La vacuna es una cosa que da aliento y pone un horizonde de que esto no va a ser eterno, pero tampoco significa que esto ya está”, dice.