Es que no tenemos paciencia

Mientras Estados Unidos y Gran Bretaña no pudieron dar una respuesta efectiva a la pandemia, países como Vietnam y China lograron controlarla mejor. El economista serbio Branko Milanovic se animó a arriesgar una hipótesis: la impaciencia occidental, que relacionó con el mandato de un rápido éxito económico y la idea de que es preferible consumir hoy antes que mañana.

 jueves, 4-febrero-2021

El economista serbio Branko Milanovic consideró que la pandemia no se pudo controlar bien en los países occidentales por la "impaciencia".


Hasta ahora, la culpa y/o responsabilidad por el desmadre que provocó la pandemia en algunos países del mundo estuvo atada a la incompetencia e improvisación de los gobiernos; a la negación y minimización del virus; a la demanda por la pérdida de libertades individuales de determinados grupos sociales; y, en otras ocasiones, a la falta de financiamiento económico para afrontar la enfermedad.

Sin embargo, el economista serbio Branko Milanovic se animó a ir un paso más allá y arriesgó una hipótesis diferente, aunque antes se percató de avisar que podía ser algo “superficial, poco comprobable y difícil de medir”. Comparando datos epidemiológicos, el especialista advirtió que, inesperadamente, países como Estados Unidos, Gran Bretaña y Países Bajos registraron cifras altísimas de muertes por millón de habitantes, mientras que Vietnam, China y Japón lograron controlar mucho mejor la pandemia. ¿La explicación? La cultura de la impaciencia propia de Occidente frente a la histórica paciencia oriental.

Para el docente de la Universidad Johns Hopkins, los gobiernos europeos y americanos apuntaron a “aplanar la curva” de contagios y no aplicaron medidas mucho más estrictas porque ansiaban resolver los problemas velozmente, asumiendo muy pocos costos. En ese sentido, apoyó su tesis en la necesidad de conseguir un “éxito económico rápido” – característico de la especulación y manipulación financiera – y en el bajo nivel de ahorro que existe en las sociedades occidentales en donde “el consumo de hoy es preferible al de mañana”.