“Es un atropello a la libertad sindical y a la libertad de expresión”

A pesar de que el propio ministro de Salud, Diego Cardozo, admitió que en los próximos días veremos el pico de internaciones y muertes, dos trabajadores de la salud del Hospital Domingo Funes fueron intimados vía CIDI para que rectifiquen sus declaraciones mediáticas por considerarlas falsas y maliciosas. Ambos delegades habían advertido sobre el colapso sanitario que estaba atravesando el nosocomio.

 jueves, 17-junio-2021

Luego de denunciar el colapso sanitario en el nosocomio de Punilla, dos delegades recibieron presiones del gobierno provincial para modificar sus declaraciones mediáticas.


A las pésimas condiciones laborales y al profundo agotamiento que acarrean a un año y medio de la pandemia les trabajadores de la salud, ahora se le suma el control sobre lo que pueden y no pueden decir.

La semana pasada, dos delegades del hospital Domingo Funes advirtieron a la sociedad sobre el colapso sanitario que estaban viviendo en el nosocomio de Santa María de Punilla. Como represalia, recibieron notificaciones vía CIDI del gobierno provincial en donde se les exigía una rectificación de sus dichos bajo amenaza de sanción. “Lo único que hicimos fue contar la realidad del Domingo Funes”, señaló Ariel Gómez, una de las víctimas del “apriete”.

“El objetivo era alarmar a la sociedad porque tuvimos 6 pacientes intubados en la guardia y obviamente su evolución no iba a ser la misma que en una terapia”, aclaró en diálogo con Nada del Otro Mundo. Quien también es secretario de Finanzas de UTS, secretario adjunto de la CTA y secretario de prensa de la FESPROSA, ironizó respecto al posible “desconocimiento” por parte de la gestión provincial de la tutela sindical que rige sobre los dos profesionales. “Es un atropello a la libertad sindical y a la libertad de expresión”, afirmó.

Lo paradójico del caso es que, dos días atrás, fue el propio ministro de Salud de Córdoba, Diego Cardozo, quien reconoció que se vienen jornadas con pico de internaciones y muertes. “Realiza esas declaraciones que nos parecen pertinentes, pero lo toma como muy natural como si no tuviese responsabilidades en la situación límite a la que hemos llegado en la provincia”, analizó el médico.

“Nosotros respondimos en tiempo y forma con asesoramiento legal. Voy a seguir denunciando y vamos a seguir con nuestras funciones porque para eso nos votaron nuestros compañeros”, finalizó.

“Son muertes que se podrían haber evitado”

Con relación al mínimo descenso que registró la ocupación de camas en Córdoba, Ariel Gómez lo adjudicó a la cantidad de muertes por covid que hubo en toda la provincia. “En los últimos tres días hubo cerca de 200 fallecidos, por lo que seguramente se desocuparon camas”, evaluó. “La mayoría de las veces que se habilitan camas son por fallecimientos, no por altas”, agregó.

En ese sentido, consideró que las medidas que aplicó el gobierno no fueron suficientes. “Lo que nosotros queríamos hacerle entender a la sociedad es que con las fiestas clandestinas, los no cuidados y la falta de controles esto iba a llegar a su punto máximo”, manifestó. “Son muertes que se podrían haber evitado. Ahora los cordobeses estamos pagando los platos rotos”, finalizó.