“Es un proyecto depredador y extractivista que no tiene autorización”

Por tercera vez en siete años, una empresa minera busca avanzar sobre una zona roja cerca del Río Pinto. Las comunidades originarias junto a la Asamblea Ambiental de San Marcos Sierras denunciaron la actividad ilegal y advirtieron que la contaminación del agua afectaría las localidades comprendidas entre La Cumbre y Cruz del Eje.

 Jueves, 8-abril-2021

Una vez más, las empresas mineras buscan explotar de manera ilegal el Cerro Negro y el Cerro Blanco en la zona del Río Pinto.


La voracidad de las empresas mineras no recepta límites. Entre el 2014 y el 2017, hubo dos intentos por avanzar con un emprendimiento minero en la zona del Paraje Pinto, ubicado a 30 km de San Marcos Sierras y a 15 km de La Cumbre. La insistencia por explotar cuarzo y wallastonitas en el Cerro Negro y el Cerro Blanco resurgió en febrero pasado cuando apareció una nueva compañía: MA Ingeniería Sustentable S.A., propiedad de los hermanos Iván y Ramiro Acuña.

“Es un proyecto depredador y extractivista que no tiene autorización”, afirmó Teresa Fredes, integrante de la Asamblea Ambiental de San Marcos Sierras. Según explicó a Al Revés, es muy difícil que la iniciativa se lleve adelante de manera legal, ya que previamente son necesarios estrictos informes de impacto ambiental, cultural y social. “Lo que pasa es ellos trabajan sobre los hechos consumados. Hacen el desastre y después piden permiso”, remarcó.

Descendiente de un cacique que consiguió la devolución de las tierras, Juan Carlos “Capi” Tulián recordó cómo en las dos anteriores ocasiones las empresas ingresaron a la zona a escondidas y con maquinarias para mover el suelo y/o desmontar, pero fueron advertidas por les vecines. “Ahora aparecieron los hermanos Acuña y dijeron que tenían toda la papelería para ingresar”, relató. “Trabajo mucho con la gente de Patrimonio Cultural y no presentaron nada. Tampoco hay permiso de la Secretaría de Minería”, aseguró en diálogo con Al Revés.

El agua, el monte, la fauna y la historia

La degradación y contaminación del agua es una de las máximas preocupaciones de les habitantes. “Entre los cerros, pasa un arroyo que desemboca en el Río Pinto. O sea que se contaminaría el Pinto, el Quilpo y el Dique Cruz del Eje. Habría una línea de contaminación desde La Cumbre hasta Cruz del Eje”, lamentó la asambleísta. “Un pueblo turístico necesita mucho caudal de agua. Queremos preservar el río porque es uno de los más puros de la provincia”, agregó el curaca de la comunidad Tay Pichin.

Además de estar categorizada como zona roja por la Ley de Bosques, la región forma parte de la Reserva Arqueológica Quilpo que conserva los vestigios culturales de las comunidades originarias y comprende, junto a Huasa Pampa, unas 177 mil hectáreas. Otra de las normativas que avasallaría la firma minera es la Ley 22.351, relacionada con la preservación del hábitat del cóndor andino: una especie en extinción.

“El monte es como una gran farmacia: ahí tenemos toda la medicación que nos hace falta. Y también están los frutos que usamos para hacer el arrope y otros productos”, valoró el integrante del pueblo originario. Sin que la Municipalidad de San Marcos Sierras se haya pronunciado sobre el tema y confiando en que toda la comunidad podrá frenar – una vez más – el proyecto, el próximo viernes 9 de abril visitará el lugar personal del área de Patrimonio Cultural y de Policía Ambiental. “Espero que esta sea la tercera vez y la vencida”, manifestó Teresa Fredes.