Es una lucha

Con la suba del precio de los alimentos como principal problema y el pronóstico de una inflación del 29% como meta, el gobierno nacional imputó hoy a 11 grandes empresas con posición monopólica por desabastecimiento de productos de consumo masivo. En medio de un escenario complicado en donde la nafta registró el quinto aumento en lo que va del año, los bonistas del Grupo Ad Hoc cuestionaron las medidas económicas de Argentina y arriesgaron un 45% de inflación para el 2021.

 Miércoles, 17-febrero-2021

La inflación y el precio de los alimentos es una de las principales batallas que enfrenta el gobierno de Alberto Fernández.


A una semana de la reunión en donde la Mesa de Enlace se comprometió a revisar la cadena de producción y comercialización de productos y “corregir la distorsión” de precios, la lucha del gobierno nacional contra la inflación continúa siendo ardua. Habiendo esquivado la suba de los gravámenes a la exportación como instrumento estatal, el sector empresarial prefirió otro tipo de “retención” como maniobra especulativa: hoy la Secretaría de Comercio Interior imputó a once grandes empresas por desabastecimiento de productos de consumo masivo.

Según indicó el director del CEPA, Hernán Letcher, la capacidad de presión de estas compañías va de la mano de su posición monopólica en el mercado: Molinos Río de la Plata tiene el 79,4% en el rubro fideos; Danone, el 80% en yogures; Molinos Cañuela acapara el 59% del sector harinas; Mastellones Hnos. Unilever, domina el 72% en leches frescas; y el 82% de la facturación total en el mercado del jabón pertenece a Unilever.

Mientras el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, admitió que hoy el problema más grave del país es el incremento del costo de los alimentos y apuntó a mejoras en la Tarjeta Alimentar, reiteró la expectativa inflacionaria del gobierno nacional. “Tenemos que lograr el 29% de inflación anual y que los salarios estén por encima de la inflación”, sostuvo a El Destape.

En un intento de transmitir “tranquilidad a los argentinos”, el Grupo Ad Hoc – bonistas que ingresaron en el último canje de deuda del país – cuestionó las políticas macroeconómicas de la gestión de Alberto Fernández y calificó como poco real el 29% de inflación: en su lugar, hablaron de un 45% para el 2021. “Los controles de precios, los aranceles congelados y el racionamiento del acceso a las divisas son paliativos a corto plazo que están destinados al fracaso y solo acumulan problemas mayores en el futuro”, diagnosticaron a través de un comunicado.

Material combustible

Como si fuera poco frente de batalla, la nafta registró el quinto aumento en lo que va del año en algunos lugares del país y todo indica que el camino continúa en subida. “Hay subas programadas hasta mayo. De aquí a ese mes, los combustibles subirán del 5 a 6%”, señaló Guillermo Lego, gerente de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos de Argentina (CECHA).