ESI sí, pero compartida con padres y enfocada en la prevención

El 82,2% de los argentinos, sin diferencias entre ateos y creyentes, le asigna un alto grado de importancia al hecho de que las escuelas dicten ESI. Pero el 55,4% de los consultados dijo que debe enfocarse en prevención de ETS y de embarazos. Con respecto al feminismo, el 53,6% lo ve como una cuestión de “igualdad de derechos entre hombres y mujeres” y una minoría le asigna carga negativa. Son datos frescos de la encuesta sobre ESI y Feminismo elaborada por Gustavo Córdoba & Asociados.

 martes, 27-noviembre-2018

La campaña de una parte de la Iglesia Evangélica no representaría el sentir mayoritario de los argentinos.


El 35% de los argentinos considera que la Educación Sexual Integral (ESI) es prerrogativa exclusiva de los padres y el 43,6% que es una tarea a compartir por la escuela y los padres. En tanto, el 16,8% manifiesta que la ESI debe ser función principalmente de los docentes.

Esos datos, junto a la importancia menor que se le da a la violencia de género como problemática a abordar en la ESI, a la que considera debe enfocarse en cuestiones de prevención, son algunas de las conclusiones a las que arribó la primera encuesta nacional sobre ESI y Femimismo elaborada por la consultora Gustavo Córdoba & Asociaciados.

El trabajo tuvo la dirección técnica de la politóloga Ana Paula Zubán y el portal de noticias Al Revés tuvo acceso en primicia a sus resultados. La encuesta fue realizada con consultas a 1.200 mayores de 16 años de todo el país, entre el 23 y el 24 de noviembre de 2018.

En medio de la arremetida de sectores conservadores que impulsan teorías oscurantistas sobre la ESI y rechazan la función del estado en la educación sexual (#conmishijosnotemetas), pese a la plena vigencia de la ley 26.150, la investigación detectó que el 82,2% de los encuestados le asigna un alto grado de importancia al hecho de que las escuelas dicten ESI. Un 15,3% no lo considera importante. No hay mucha diferencia entre creyentes y no creyentes: tanto ateos (82,7%), como católicos (82,9%) y evangélicos (74,3%) coinciden en que “es importante el rol de las escuelas en este sentido”.

Con estos datos, habría que determinar si el ruido mediático que provocan algunos grupos reaccionarios anti ESI tiene más vida en las redes sociales que en el territorio social y las comunidades educativas.

Sin embardo, el informe de GC&A aclara que las opiniones “están divididas en relación al criterio de cuál debería ser el principal objetivo de la ESI. El 55,4% de los consultados se enfocó en una cuestión preventiva y biológica: el 30% dijo que debe destinarse a “prevenir enfermedades de transmisión sexual ETS” y el 25,4% opinó que debe servir para “reducir embarazos no deseados”.

El 29,1% sostuvo que “educar para que tengan (los estudiantes) libertad de elección”. Y sólo el 8,9% se mostró preocupado por que debe “reducir la violencia de género entre adolescentes”, un dato significativo teniendo en cuenta los altos índices de violencia de género que existen en el país.

Qué es el feminismo

El feminismo es percibido positivamente por la mayoría de los encuestados. El 53,6% lo ve como una cuestión de “igualdad de derechos entre hombres y mujeres” y el 21,7% lo relaciona con la “lucha contra la violencia de género”. Minoritariamente, el 7,2% respondió que se trata de una “revancha de mujeres en contra de los hombres” y el 6,6% dijo que “amenaza los valores tradicionales de la sociedad”.

Cargos miti-miti

En las elecciones nacionales de 2019 comenzará a regir la ley que obliga a la participacion igualitaria de mujeres y varones en las listas legislativas. El 77% de los encuestados acuerda mucho o algo con que los cargos en política sean ocupados mitad y mitad por varones y mujeres. Una minoría del 18% lo rechaza. Sin embargo, la encuesta aclara que “hay una amplia franja de la sociedad que opina que debe existir un mérito especial de las mujeres para aspirar a estas posiciones”.