“Espero que esto sirva para que otras chicas hablen”

La periodista salteña Luján González contó que sufrió hostigamientos y acoso de parte del ahora ex diputado Juan Emilio Ameri y asegura que el escándalo en la sesión no la sorprendió. "Había recibido las denuncias de chicas menores de edad que contaban esto, pero en Salta es muy difícil que estos casos terminen en denuncias formales y no van más allá de escraches por Facebook", dice.

 viernes, 25-septiembre-2020

La periodista salteña Luján "Lula" González contó que fue hostigada y acosada por el ex diputado Juan Ameri cuando él era militante en La Cámpora.


El escándalo que terminó en la renuncia de Juan Emilio Ameri a la banca en la Cámara de Diputados no sorprendió a Luján González, una periodista salteña, ahora radicada en Buenos Aires, que relató los hostigamientos y acosos que sufrió de parte del ex diputado.

“Estaba viendo las noticias y cuando lo vi se me bajó la presión y me shockeó, pero no me sorprendió”, contó en una entrevista con Nada del Otro Mundo. “Hace 10 años, cuando Ameri era todavía un militante político que había llegado a Salta, sufrí todo tipo de hostigamientos de parte de él. Llamaba a Radio Nacional, donde yo trabajaba en ese momento, y decía que me tenían que sacar porque no era ‘compañera’, también me enviaba videos y mensajes subidos de tono que yo interpreto como intentos de amedrentamiento”, agrega.

El acoso que padeció Luján lo transitó en silencio, sin poder denunciar ni visibilizar lo que le pasaba. “Espero que esto sirva para que otras chicas hablen. Había recibido las denuncias de chicas menores de edad que contaban esto, pero en Salta es muy difícil que estos casos terminen en denuncias formales y no casi nunca van más allá de escraches por Facebook”, cuenta Lula, como la llaman, y agrega que cuando Ameri llegó a Salta se comportaba como “un bravucón”. “él pertenecía a la Cámpora, llegó a Salta en 2007 o 2008, y a mí me tocaba cubrir temas locales. Llegué a ir a diferentes organizaciones políticas y siempre sufrí hostigamiento. Veía un personaje que estaba mucho en la épica de ese momento, que flasheaba una revolución, hablaba de la ‘corpo’, de los ‘multimedios’, del ‘enemigo’, que era yo, una movilera que estaba trabajando en el diario El Tribuno”, dice, y agrega que “en ese momento no se hablaba de acoso, no me animaba a ponerlo en palabras. Recién empezaba a trabajar en los medios y no tenía la experiencia para lidiar con estas situaciones. Ahora callarse ya no sirve. Ahora lo pienso y era una locura toda esa situación, pensar que haya tipos que se manejen así en la política”.