Espiar a cualquier precio

A pocos días de su regreso al país, Mauricio Macri fue denunciado nuevamente por la interventora de la AFI, Cristina Caamaño, por la millonaria e irregular compra de programas informáticos destinados a tareas de "inteligencia" durante la Conferencia de la Organización Mundial de Comercio de diciembre de 2017. Pero, irónicamente, nunca llegaron para esa fecha.

 martes, 8-septiembre-2020

Mauricio Macri fue denunciado por tercera vez por la intervención de la AFI. Esta vez, por millonarias e irregulares compras destinadas al espionaje ilegal perpetrado durante su gobierno.


Luego de respirar aires de “libertad” en el continente europeo, Mauricio Macri recibió una tercera denuncia de parte de la actual interventora de la AFI, Cristina Caamaño. El ex presidente junto a Gustavo Arribas – ex titular del organismo – y Silvia Majdalani – ex subdirectora – fueron acusados de administración fraudulenta, negociaciones incompatibles y violación de los deberes de funcionario público. ¿El motivo? Una irregular y millonaria compra de software y programas informáticos destinados a las tareas de espionaje ilegal que acostumbró a hacer la ex SIDE durante el gobierno de Cambiemos.

De acuerdo a lo que publica El Destape, adquirieron un sistema de espionaje, licencias de bases de datos y un software de gestión de expedientes jurídicos con sobreprecios, por contratación directa y con fondos reservados de la AFI que rondan los 20 millones de pesos en negro, según detalló el periodista Ari Lijalad. El detalle grotesco es que la “excusa” de la “inversión” residía en que iban a ser utilizados en la Conferencia de la Organización Mundial de Comercio que se llevó a cabo en diciembre del 2017, algo que finalmente no sucedió: los bienes llegaron al país recién en febrero de 2018.

En consecuencia, Cristina Caamaño solicitó la indagatoria de Mauricio Macri, Gustavo Arribas y Silvia Majdalani debido a que la fraudulenta gestión ocasionó un perjuicio al Estado de alrededor de US$ 1.430.000 y $ 33.309.880. “Establecer unilateralmente la totalidad de compras con carácter de secretas, es una licencia ilegítima para disponer de recursos públicos sin límites, sin ley, control, transparencia ni competencia empresarial”, precisa la denuncia presentada ante la Justicia y que recayó en el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal N°1, a cargo de la jueza María Servini.