Estanflación pero sin default

La economía estancada, escenario de recesión y alta inflación pero voluntad de cumplir los pagos: así prepara Hernán Lacunza la economía en tiempos de transición.

 lunes, 26-agosto-2019

El nuevo ministro de Hacienda asegura que las reservas del Banco Central deben usarse para mantener el dólar estable.


El nuevo ministro de Hacienda Hernán Lacunza estimó que el 2019 terminará con inflación, recesión y mercados alterados por la volatilidad del dólar, pero que no habrá default de la Argentina con respecto a sus obligaciones con los préstamos adquiridos.

Lacunza aseguró además que es fundamental poder disponer de las reservas del Banco Central para mantener la estabilidad del dólar. “De nada sirve tener reservas estables y el dólar como un barrilete”, dijo. “Vender reservas no está mal ni bien, para eso están. Tenemos u$s58.000 millones de reservas internacionales, para eso están; si no, en vez de ser un colchón son un lecho de piedra”, dijo en una entrevista con Página 12, La Nación y Clarín y agregó que hay “más que suficientes para múltiples objetivos, entre ellos pagar la deuda y frenar el tipo de cambio”.

Además anunció que habrá por lo menos 12 meses más de estanflación en el país, a pesar de que todavía no hizo los números para calcular un estimativo. “La suba de precios de este año va a ser un nivel parecido” al de 2018, dijo Lacunza y “lo que sí es seguro es que este año vamos a tener recesión e inflación. Vamos a tener otro año de estanflación. Va a haber un escalón inflacionario superior”, auguró pero descartó que vaya a caerse en default. “No veo riesgos. Yo creo que vamos a cumplir con el programa financiero. La estabilidad cambiaria derrama. En la medida en que haya certidumbre cambiaria y previsibilidad eso permite disipar cualquier riesgo sobre el sistema financiero. No quiero pintar ahora el círculo de la felicidad, pero va a permitir ir relajando la tasa de interés. Tiempo a tiempo. No tratemos de anticipar”, dijo.

Con respecto al impacto de la corrida cambiaria sobre los precios, Lacunza dijo que “en la medida que el tipo de cambio sea un barrilete, no podés pensar en ningún tipo de política”. “La semana anterior no había precios para los inmuebles y los autos, pero también hubo problemas para fijar los precios de la indumentaria. Eso rompe el funcionamiento de la economía. Dificulta las transacciones más elementales. Por eso es fundamental recuperar un parámetro nominal”, agregó.