Flexibles y resignados

Una encuesta revela que 6 de cada 10 argentinos acepta que le reduzan el salario a cambio de no perder el trabajo. Algo muy parecido a lo que reclama el eslogan de campaña "seguir poniendo el hombro".

 lunes, 22-julio-2019

El 49% de los argentinos considera que la seguridad laboral es el factor más valioso en un empleo.


Una consultora de recursos humanos con sucursales en todo el mundo estudió el mercado laboral en Argentina y reveló que el 60% de los trabajadores nacionales está dispuesto a resignar salario a cambio de conservar su puesto.

De acuerdo a los datos recopilados por Randstad, la compañía que tiene como sede los Países Bajos y que se especializa en trabajo temporal, los argentinos evalúan la “seguridad laboral” como el factor determinante a la hora de decidir si quedarse en un empleo o buscar otro.

Con los salarios en caída libre y más del 17% de pérdida del valor adquisitivo desde 2016, los sueldos ya perdieron ante la inflación pero según esta encuesta, los trabajadores siguen estando dispuestos a perder parte de sus sueldos con tal de que no los despidan. El aumento del desempleo, que ya superó al 10% de la población activa y que está buscando trabajo, la amenaza de quedar afuera del sistema productivo es más poderosa que el reclamo por un sueldo digno y la lucha contra la precarización laboral.

El estudio se realizó en una muestra de más de 200.000 encuestados en un total de 32 países, entre los cuales hubo 3.970 argentinos que hablaron por la mayoría y sentaron un precedente que preocupa a las luchas sindicales: trabajar es más importante que cobrar lo que corresponde.

“La consolidación de la seguridad laboral en lo más alto de las razones para conservar el trabajo actual puede explicarse a partir de una coyuntura en la que al no haber crecimiento del empleo, se genera una menor movilidad laboral”, dijo Andrea Ávila, CEO de Randstad para Argentina y Uruguay, en una entrevista con BAE.

Del total de encuestados, el 34% aseguró que aceptaría perder entre el 1 y el 10% de sus sueldos para tener un trabajo más estable, mientras que el 24% dijo que prefiere perder más del 10% por una mayor seguridad laboral y el 26% se negó a resignar parte de los sueldos por una mayor estabilidad. El 16% no supo qué responder.

Las razones principales para quedarse en un trabajo son el salario y los beneficios de un trabajo (42%), mientras que el 40% valoró el ambiente agradable de trabajo, el mismo porcentaje valoró el equilibrio entre vida familiar y profesional y en último lugar, con el 39%, se valoraron las oportunidades de desarrollo profesional.

Sin embargo, a la hora de dar una razón para dejar un empleo, el 54% dijo que una compensación o salario demasiado bajo era el principal motivo, seguido por la falta de oportunidades de desarrollo (46%), la falta de reconocimiento y recompensas (34%), la falta de estabilidad financiera (28%) y condiciones poco flexibles de trabajo (24%).