Fractura expuesta

Juan Carlos Schmid renunció al triunvirato de la CGT aduciendo diferencias con los otros dos integrantes de la conducción, además de problemas de salud. Daer y Acuña seguirán al frente de la central obrera hasta las elecciones en 2020.

 lunes, 1-octubre-2018

Juan Carlos Schmid presentó su renuncia indeclinable el viernes, pero la noticia recién se conoció en las últimas horas.


El punto de quiebre fue el paro de la semana pasada. La masiva respuesta a la convocatoria de las dos CTA y el Frente Sindical que encabeza el moyanismo el día previo al paro general del martes sentó las bases para lo que se concretaría el viernes: la renuncia del triunviro de la CGT Juan Carlos Schmid. La noticia se mantuvo bajo la alfombra hasta que en las últimas horas la confirmó el camionero Pablo Moyano.

El secretario general del sindicato de Dragado y Balizamiento es un dirigente cercano a la órbita del moyanismo y por lo tanto podría sumarse al Frente Sindical para el Modelo Nacional, el nuevo brazo del sindicalismo argentino que nuclea a los sectores que actualmente son más combativos y que se oponen con mayor vehemencia al gobierno nacional. Esa construcción nuclea a sectores que se desprendieron de la CGT por la pasividad de la parte de la conducción que representan Daer y Acuña y otras ramas sindicales no cegetistas.

Pablo Moyano dijo que “había muchas diferencias con la forma de conducir la CGT” y sostuvo que “estaba previsto que después del paro el compañero se retirara” de la conducción de la central obrera. Es algo que ya estuvo a punto de suceder en diciembre, cuando en ocasión de la reforma previsional Schmid pujaba por tomar una actitud más activa en las protestas, a diferencia de los otros triunviros. Además, sobrevolaba la discusión por la convocatoria a un congreso que modificara la cúpula directiva de la CGT. Finalmente, nada sucedió y Schmid continuó.

Además de las diferencias con el resto de la conducción, el alejamiento de Schmid se da por motivos de salud. Tanto es así, que el día del paro sufrió una descompensación que lo obligó a hacerse atender en una clínica ese mismo día.

¿Qué sigue para la CGT?

Por ahora, no se confirmó ningún cambio en el modo de conducción. Seguirían Héctor Daer y Carlos Acuña al frente de una central obrera bastante diezmada –además del desprendimiento del moyanismo, muchos trabajadores respondieron a la movilización del lunes, que no era convocada por la CGT- y con unas elecciones que quedan bastante lejos en el tiempo, ya que deberían realizarse recién en 2020.