Despejado

31°

Córdoba
Capital

EN VIVO
NADA DEL OTRO
MUNDO
/ de 7 a 9 hs
suscripcion alreves.net.ar

Freno judicial y fuego amigo por el protocolo del gatillo fácil

La Resolución 956/18 que habilita a las fuerzas de seguridad federal a disparar sin dar voz de alto y aún a personas desarmadas recibió el primer rechazo en la justicia de la CABA. En Córdoba y Buenos Aires lo patean para adelante. La diputada Carrió, que apoyó el voto de Carlos Rosenkrantz a favor del 2x1, dijo que el protocolo viola derechos humanos.

 Miércoles, 5-diciembre-2018

Patricia Bullrich jugó para la campaña 2019. La mano dura se impondrá como eje de Cambiemos.


El protocolo del gatillo fácil debutó (por suerte) con tropiezos judiciales y políticos. Estos últimos se produjeron en la respuesta de los gobiernos provinciales (propio) de Buenos Aires y (amigo) de Córdoba, y en el seno de la propia coalición Cambiemos, con la irrupción de Elisa Carrió vía Twitter.

En el caso de la Justicia, en este caso la que tiene jurisdicción en la ciudad de Buenos Aires, un magistrado porteño hizo lugar a un amparo contra el decreto 956/18 que habilita el libre uso de armas de las fuerzas de seguridad federal y prohibió su aplicación en la Policía Metropolitana.

En el caso de las provincias, los gobiernos de Córdoba y Buenos Aires ya mandaron a decir que “por ahora” no aplicarán la Resolución o que no está en estudio hacerlo.

El fuego amigo vino también por el lado de la diputada Carrió, quien apuntó directamente a la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, ideóloga junto al presidente Mauricio Macri y al asesor Durán Barba del nuevo paradigma. “La reglamentación para fuerzas de seguridad dictada por la ministró Bullrich viola los Derechos humanos fundamentales. Nosotros no vamos a ir al fascismo”, dijo Carrió en Twitter, que un rato antes había apoyado el voto del supremo Carlos Rosenkrantz en la Corte, a favor del 2×1 a los represores.

Frente al ruido que provocaron sus declaraciones en las redes sociales, la diputada de la Coalición Cívica redobló la apuesta: “A los que se enojan conmigo por mi posición en seguridad les digo, el día que maten a un hijo solo por tener pelo largo o ser morocho se van a acordar de mí”, escribió.

Policía porteña, abstenerse

El primer freno judicial a la resolución Bullrich, que habilita a la policía federal, Gendarmería y Policía Aeroportuaria a disparar a un supuesto delincuente sin dar voz de alto, aunque esté de espaldas y desarmado, entre otras aberraciones del “gatillo fácil”, corrió por cuenta del juez porteño Roberto Gallardo. Este juez hizo lugar a dos amparos presentados por la diputada porteña Myriam Bregman, presidenta de la Comisión contra la Violencia Institucional en la Legislatura de la CABA, con la abogada María del Carmen Verdú, titular de la Coordinadora contra la Violencia Policial e Institucional (Correpi) y al recurso interpuesto por Carla Lacorte, sobreviviente de un caso de gatillo fácil.

El fallo judicial se conoció horas despues de que el jefe de gobierno porteño, Rodríguez Larreta, había dado el OK para que la policía Metropolitana adopte el nuevo paradigma de “disparar primero y fijarse después”.

Amigos que lo esquivan

Según publicó el diario Clarin, la gobernadora de Buenos Aires, Maria Eugenia Vidal, se tomará un tiempo para evaluar si la Bonaerense incorporará o no el Protocolo Bullirch. Las fuentes mencionadas dijeron que “en el espíritu” el gobierno vidalista está de acuerdo con el nuevo paradigma. “Estamos estudiando adherir, pero no en lo inmediato. No es algo para resolver a las apuradas”, citó el medio.

En Córdoba, el secretario de Seguridad, Alfonso Mosquera, dijo que “no está bajo análisis su implementación” para la policia provincial. Tampoco adherirá a la resolución 956 el gobierno de Santa Fe, que aunque no es un gobierno “amigo” como el de Córdoba, tiene peso propio por ser el cuarto distrito electoral del país.