Ganar la rifa comprando todos los números

Gran parte del financiamiento de las últimas dos campañas electorales de Cambiemos fue aportado por empresarios vinculados a empresas energéticas, las grandes ganadoras del modelo del tarifazo permanente. Los datos surgen de una investigación de la Fundación La Alameda en el marco de la causa aportantes truchos.

 lunes, 25-febrero-2019

Central Puerto S.A., la mayor generadora de energía del país, pertenece a Nicolás Caputo.


Si hay un sector que se benefició con el modelo económico macrista a partir de los favores estatales y de los impiadosos tarifazos, es el de las empresas energéticas. En las últimas horas surgió un dato que puede ayudar a encontrar las explicaciones de esto: las últimas dos campañas electorales el oficialismo estuvieron financiadas en gran medida por empresarios de compañías del rubro energía. La información emerge de una investigación de la Fundación La Alameda que reproduce Página/12.

El trabajo está hecho en base a información de la Cámara Electoral y a los datos aportados por la propia alianza de gobierno. En el listado de quienes aportaron a Cambiemos, aparecen varias personas de apellido Miguens y Miguens Bemberg. Carlos Miguens Bemberg controla el 33,9 % de la Sociedad Argentina de Energía S.A. (Sadesa), que es la controladora de la mayor generadora eléctrica de la Argentina, Central Puerto.

Justamente Central Puerto es la empresa de Nicolás Caputo –que controla el 22 %-, el amigo del presidente. Además, esa compañía tiene intereses en las centrales termoeléctricas Ensenada de Barragán y Brigadier López, que le valieron a Macri, Iguacel y Aranguren una denuncia por intentar privatizarlas vendiéndolas a precio vil.

Central Puerto ganó 16.318 millones de pesos entre enero y septiembre de 2018. Es una mejora del 710 % respecto a las ganancias de 2017, que ya eran muy buenas y ascendían a 3.500 millones de pesos. Problemas con la inflación, obviamente, no tuvieron.

Según lo publicado por La Alameda, Ricardo Mihura Estrada fue el tercer mayor aportante de la campaña, a la que le cedió 1.470.000 pesos, mientras que su esposa, Ivana Román, puso 1.500.000. Mihura fue síndico de Isolux, un grupo español que ganó las licitaciones para quedarse con seis parques eólicos que luego vendió a una empresa creada por Sideco Americana, la nave nodriza de los Macri. La empresa de la familia presidencial vendió los parques al poco tiempo, en un pasamano que le permitió ganar más de 15 millones de dólares. Además, Isolux es una de las empresas mencionadas en la causa de las fotocopias de los cuadernos.

“Están devolviendo favores a quienes los financiaron para hacerse del Estado. Es incompatible financiar a quienes después te autorizan los tarifazos o te entregan licitaciones”, dijo Gustavo Vera, titular de la Fundación La Alameda.