Había residuos sólidos en el basural de Mendiolaza

El Centro de Química Aplicada de la UNC (CEQUIMAP) informó que las pericias realizadas en el ex basural de El Talar confirmaron la presencia de residuos mezclados con restos de poda. Por ese basural contaminado, con alta presencia de alacranes, el intendente Salibi está imputado por "abuso de autoridad".

 martes, 5-febrero-2019

Los vecinos lograron el cierre del basural y presentaron un amparo ambientan en la Justicia.


Las pericias determinaron que los vecinos de Mendiolaza que denunciaron al intendente Daniel Salibi tenían razón: en el predio del basural a cielo abierto ubicado en El Talar, hay presencia de Residuos Sólidos Urbanos (RSU) enterrados junto a restos de poda. Así lo indica el informe del Centro de Química Aplicada de la UNC (CEQUIMAP) que realizó un peritaje en la zona a pedido de la Justicia civil, en el marco del amparo presentado por la Organización Civil Mendiolaza Viva contra la Municipalidad de Mendiolaza por el eventual daño ambiental que podría producir el enterramiento ilegal de basura en el predio.

“La pericia confirmó la existencia de materiales identificados como RSU enterrados con restos de poda, ratificando las diversas denuncias realizadas por los vecinos sobre la inadecuada separación de basura para el enterramiento de poda”, señaló el breve informe del CEQUIMAP al que tuvo acceso el portal Al Revés.

La situación del basural a cielo abierto de El Talar se hizo mediáticamente conocida el año pasado, cuando cuando los vecinos denunciaron el daño ambiental y la existencia de una gran cantidad de alacranes en la zona, que se trasladaban hasta las viviendas más cercanas.

A raíz de esta situación, en agosto del año pasado la Justicia hizo lugar al amparo ambiental presentado por la organización civil y ordenó la suspensión de las tareas de enterramiento en el basural, que ya había sido clausurado por la Policía Ambiental. En tanto, y también por la denuncia penal de los vecinos, el intendente Salibi fue imputado por supuesto abuso de autoridad e incumplimiento de deberes de funcionario público.

En los últimos días, la pericia del organismo de la UNC les dio la razón a los ambientalistas, al detectar sustancias potencialmente dañinas enterradas en el predio en cuestión junto a restos de poda.