“Hablar de hambre me parece una exageración”

Miguel Ángel Pichetto continúa vomitando frases para el olvido. El compañero de fórmula de Mauricio Macri volvió a minimizar la grave situación social y económica que viven hoy gran parte de los argentinos. Con un estilo soberbio, afirmó que la emergencia alimentaria no es la solución y recuperó su frase célebre de hace unos días: “Argentina no es el África Subsariana”. También aseguró que los dichos del arzobispo de Salta, Mario Cargnello, forman parte de una “sobreactuación” para quedar bien con el Papa. Respecto a los altos niveles de desocupación, culpó a los planes sociales y las AUH porque representan el 75% del presupuesto nacional, lo que impide destinar fondos para la generación de trabajo genuino.

 martes, 17-septiembre-2019

El candidato a vicepresidente Miguel Ángel Pichetto negó la difícil realidad que viven a diario los comedores y merenderos comunitarios del país


El senador Miguel Ángel Pichetto – quien asumió su banca siendo parte del Frente para la Victoria- y ahora candidato a vicepresidente de Juntos por el Cambio dejó definiciones muy fuertes anoche en una entrevista con el periodista Joaquín Morales Solá. Allí, con un tono sobrador y de cierta complicidad con el conductor del programa, el legislador planteó que no hay hambre en la Argentina y que la media sanción a la prórroga de la ley de emergencia alimentaria “es una derrota simbólica fenomenal”. Además, agregó que la pobreza que existe es de carácter estructural y dijo que no hubo crecimiento del empleo en estos últimos 18 años – gestión de Macri incluida- pero sí un crecimiento de los fondos para seguridad social. “El 75% del presupuesto nacional es para el gasto social”, señaló. Respecto de los consejos vertidos por Mario Cargnello, el arzobispo de Salta, dijo que su alocución formó parte de una “sobreactuación” para quedar bien con el Papa Francisco. “El Papa no les pide tanto”, ironizó.

Con una mirada conservadora y elitista, apuntó contra los sectores populares al entender que “entre los planes, las AUH, más el trabajo en negro” logran una masa salarial para vivir, a diferencia de la clase media “que trabaja y tiene una carga impositiva fenomenal”. A su vez, se permitió esbozar la idea de que obtener empleo es una cuestión de voluntad. “Han venido 400 mil venezolanos y diría que hay 390 mil están trabajando en servicios de diversos tipos. Cuando hay una voluntad de búsqueda, hay trabajo”. Añadió que, en el caso de que gane Macri, “habrá que hacer reformas en el sistema laboral, especialmente en las Pyme que tienen que poder tomar empleo y salir en función de la demanda”.

Por otra parte, Miguel Ángel Pichetto – quien acompañó con su voto la mayoría de las leyes propuestas por el gobierno de Macri – arremetió contra las organizaciones sociales y, fundamentalmente, contra Juan Grabois al afirmar que sus acciones tienen un componente violento. “Son estupideces que atrasan 80 años en la Argentina, es de una imbecilidad absoluta”, sentenció. Con relación a los resultados de octubre, dijo que hay mucha gente que está repensando el voto y que visualiza a Macri convocando a un gobierno de unidad nacional en el caso de que gane. “No me preocupan las críticas del kirchnerismo. Me sumé a Juntos por el Cambio convencido de que hay que profundizar un rumbo de modelo capitalista, abierto al mundo e integrado”, concluyó.