“Hablar de pacto de caballeros es desconocer la historia nacional”

El economista Mariano Kestelboim analizó las medidas anunciadas ayer por los ministros Dujovne, Sica y Stanley. Destacó el congelamiento de tarifas y de la zona de no intervención del dólar y consideró que “el resto son medidas muy desprolijas e improvisadas”. Criticó especialmente el anuncio de venta de carne a $ 149: “Es ridículo: son 139 gramos al año por persona”.

 jueves, 18-abril-2019

El economista dio un dato muy gráfico sobre la venta de carne para consumo popular: son 139 gramos al año para cada argentino o argentina.


El paquete de medidas anunciado ayer por el Gobierno dejó mucha tela para cortar, tanto por la forma de presentarlo como por el contenido mismo del plan, una suerte de parche de “alivio” –palabra que se repitió mucho ayer- para llegar a las elecciones.

El economista Mariano Kestelboim tuvo una mirada crítica sobre los anuncios destacó dos medidas como positivas. Por un lado, el congelamiento de tarifas. “Ya habían aumentado muchísimo e iban a llegar a un descalabro peor”, dijo en diálogo con Nada del Otro Mundo. Por otro lado, sostuvo que la decisión del Banco Central de mantener fija la zona de no intervención cambiaria “es importante porque da una señal de que van a intentar evitar movimientos bruscos del dólar hasta las elecciones”. “El resto son todas medidas muy desprolijas e improvisadas, que no tienen sustento político y económico”, disparó.



El docente de la Universidad de Avellaneda fue especialmente crítico con el anuncio de venta de 120 mil kilos semanales de carne a 149 pesos el kilo. “120 mil kilos semanales en un país de 45 millones de personas son 139 gramos al año por persona. Es tan insignificante que no alcanza ni para un asado por año a ese precio, es ridículo. Es una gota en el océano, no lo va a poder comprar nadie”, lanzó. El programa todavía no tiene fecha de inicio ni se sabe cuáles serán los frigoríficos en los que se implementará. Es una de las medidas menos federales, ya que se concentrará la oferta en Buenos Aires.

El economista también se refirió a la forma en la que Nicolás Dujovne presentó el acuerdo de precios y afirmó que “hablar de ‘pacto de caballeros’ es desconocer la historia nacional, como si de repente los empresarios fueran a tomar seriamente lo que se acordó”. “¿Van a privilegiar su palabra por encima de sus negocios? Me parece infantil, de alguien que nunca vivió en la Argentina. Es una tomada de pelo. No es posible que un gobierno desconozca tanto la realidad política y económica de nuestro país”, se quejó, al tiempo que recordó lo que pasó con el programa Precios Cuidados anteriormente, donde las empresas utilizaron “mecanismos con los que engañan a los consumidores y ocultan los productos” en oferta.

Los créditos ‘blandos’ para jubilados, al 50 %

Los créditos para beneficiarios de ANSES que anunció la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, fue uno de los puntos más criticados. Para Kestelboim, “es patético” que se ofrezcan créditos “para financiar la compra de leche, carne, arroz y verduras”. “Los sectores vulnerables se van a endeudar para sus necesidades básicas”, advirtió, y pidió que el Gobierno refuerce y cumpla la promesa de darles a los jubilados un 46 % de aumento este año, lo cual consideró que sería “una medida muy positiva”.

“En esta dinámica de la economía argentina, hay enormes ganadores. Se pueden redistribuir las ganancias que han tenido ciertos ganadores a favor de los sectores más desfavorecidos”, concluyó.