suscripcion alreves.net.ar

“Hace un año Schiaretti desafectó los fondos para equipar a los bomberos”

El biólogo Cristian Schneider apunta a la responsabilidad política detrás del abandono de prácticas preventivas de incendios, que hasta hoy ya destruyeron más de 17 mil hectáreas en territorio provincial.

 Martes, 25-agosto-2020

En pocos días, el fuego destruyó más de 17 mil hectáreas en toda la provincia.


El mayor incendio de los últimos 12 años tuvo como respuesta del gobernador Juan Schiaretti un argumento climático, con el que apunta a despegarse de las consecuencias de los recortes presupuestarios para el plan de manejo del fuego. En esa dirección señala Cristian Schneider, biólogo y docente, cuando analiza las responsabilidades del desastre ambiental de los incendios en Ischilín y Punilla.

“Como en las inundaciones de Sierras Chicas en 2015, cuando DLS dijo que había caído un tsunami del cielo, ahora Schiaretti dice que las causas de los incendios son el clima, la sequía y los vientos, y no la falta de políticas preventivas”, dice, en una entrevista con Nada del Otro Mundo. “Estamos pintando esta consecuencia de la ausencia de políticas y de acciones que están tomando actores económicos, sectores productivos y ausencia estatal, por lo que se están produciendo estos incendios y que nuevamente quienes son responsables de implementar una política preventiva, y no reactiva, en el contexto de que el gobernador hace un año desafectó los fondos que alimentaban la dotación de materiales para los cuarteles de bomberos”, agrega.

Schneider se refiere a la baja de impuestos propulsada por el gobierno de Schiaretti durante la campaña electoral del año pasado, en la que se quitó un porcentaje del impuesto provincial de rentas que estaba destinado a financiar el plan del manejo del fuego y el equipamiento de los cuarteles.

“Siempre se criticaba que faltaba transparencia en el uso de esos fondos y entonces se aprovechó un momento de querer hacer actos superficiales de políticas impositivas y dijo que bajaba una carga impositiva cuando en realidad asestaba un golpe a todo lo que hoy se necesita todavía más recursos. Esos recursos necesitan estar reorientaods a la proactividad de la prevención. En estos años se desafectó a todo el sistema de vigía, con 50 persona que realizaban la observación, vigilancia y control durante el comienzo de la temporada de incendios y generaban la actuación temprana en los inicios de los incendios”, dijo.

“Los responsables están corriendo el eje de la discusión e invisibilizando decisiones políticas que dieron un golpe enorme a lo que debería ser una política con mayor inversión en sistemas de inversión y prevención. Lo q se lee entre líneas es que se quiere favorecer a actores económicos de sistemas productivos caducos, el interés de ampliar las zonas mineras en Sierras Chicas o el interés de actores inmobiliarios que quieren ampliar las zonas urbanizadas para altos poderes adquisitivos, modelos de poblamiento que ocupan grandes espacios y modifican el suelo en áreas enormes. Se hace un desplazamiento de la responsabilidad diciendo que se trata de cuestiones climáticas y dicen que se va recuperar las pérdidas materiales”, concluye.