Despejado

34°

Córdoba
Capital

EN VIVO
NADA DEL OTRO
MUNDO
/ de 7 a 9 hs
suscripcion alreves.net.ar

“Han dado un paso en falso”

Respaldado en las calles y defendido por las fuerzas armadas y la Corte Suprema, Maduro relanzó su gobierno ante el Tribunal Supremo de Justicia. Diferenció al pueblo norteamericano de la movida golpista de su presidente, y dijo sentir un “profundo amor y respeto por su pueblo, por su historia y su cultura”. Anunció medidas para combatir el desabastecimiento y la corrupción, puntos débiles de su gestión.

 Jueves, 24-enero-2019


Después de resistir el ataque comandado por Donald Trump y varios gobiernos sumisos a su política exterior -Argentina entre ellos-, Nicolás Maduro salió con los tapones de punta, luego de la multitudinaria movilización que lo respaldó en las calles de Caracas, y del contundente apoyo que recibió hoy de las Fuerzas Armadas, principal sostén de su gobierno, y de la Corte Suprema de Justicia.

Precisamente, ante el Tribunal Supremo, el presidente venezolano aprovechó la estocada internacional para relanzar su gobierno. “¿Podemos creer que el secretario de Estado estadounidense puede querer el bien de Venezuela? Odian a Venezuela en su prepotencia imperial. Pero nosotros no odiamos a los Estados Unidos, tenemos un profundo amor y respeto por su pueblo, por su historia y su cultura”, dijo un Maduro con semblante ganador.

Frente a todo su gabinete, rodeado de los integrantes del Tribunal Supremo de ese país, Maduro envió señales amistosas a la opinión pública del gigante del norte, que en un gran porcentaje rechaza las políticas de Trump. “Yo conozco mucho Estados unidos, aprendí a conocer al Estados Unidos profundo, que no quiere guerras, que rechaza los golpes de Estado, confío en ese Estados Unidos y le hago un llamado a rechazar este golpe de Estado, a apoyar la democracia, la independencia de Venezuela”.

Consciente del descontento popular más allá de la avanzada desestabilizadora, el titular del ejecutivo anunció que “vamos a seguir trabajando para mejorar el estado venezolano en todos sus niveles”. Anticipó medidas contra la especulación de comerciantes e industriales que lucran con el dólar paralelo, porque trasladan esos valores a productos que no están dolarizados. “Eso es criminal e inconstitucional, pero vamos a ganar esta guerra económica apretando la mano, porque los precios tienen que bajar”, dijo, y miró al viceministro de Economía, que asentía con la cabeza.

También habló de “cuidar el empleo, los ingresos, son labores primordiales del gobierno. Solo nosotros podemos y es clave la estabilidad económica”. El otro punto central, muy reclamado por la población, es la corrupción. “Vamos a dar un combate a fondo, total, contra el delito y la malversación”, dijo Maduro, y entregó en vivo y en directo un plan de reforma integral de la ley contra la corrupción “ para adaptarla a los tiempos modernos”.

Banca judicial y militar

Otro punto de apoyo llegó de Tribunal Supremo de Justicia, quien reconoció la “autoridad legítima” de Nicolás Maduro como “presidente constitucional de la República Bolivariana de Venezuela”. “Pudimos observar cómo se ha promovido de forma descarada y al margen de los principios básicos del derecho internacional, el desconocimiento a la institución democrática del país”, manifestó su presidente, Maikel Moreno, durante la apertura del año judicial 2019 y el informe de gestión 2018.

“Denunciamos que en Venezuela se está gestando un golpe de Estado con la anuencia de gobiernos extranjeros con un vasto antecedente de conspiración y promotores de guerra fraticida en la región”, advirtió el titular del cuerpo. Sobre la movida de Guaidó dijo que “no sólo trata de mellar la estructura del gobierno ejecutivo sino de todas las demás instituciones que son la base de un Estado democrático”.

Horas antes, flanqueado por la cúpula militar, el ministro de Defensa, general Vladimir Padrino López, denunció un golpe de Estado: “Alerto al pueblo de Venezuela que se está llevando un golpe de Estado contra la institucionalidad, contra la democracia, contra nuestra Constitución, contra el presidente Nicolás Maduro, presidente legítimo”.

“Son sectores de ultraderecha auspiciados descaradamente por agentes imperiales” que según Padrino López solo buscan “generar caos y anarquía”. Los ocho generales que comandan regiones estratégicas del país ratificaron en un mensaje difundido por la televisión estatal su “lealtad y subordinación absoluta” a Maduro.