¡Hasta la victoria siempre, Ramona!

De sus 95 años, más de 20 los dedicó a resistir el poder del agronegocio. Nació en el mismo mes en que se celebra el Día Internacional de la Lucha Campesina y a lo largo de su vida se convirtió en un símbolo de entereza y dignidad. Topadoras mediante, sufrió intentos de desalojos con la connivencia del Poder Judicial. Hoy se nos fue Ramona Bustamante, la histórica habitante del paraje Las Maravillas.

 viernes, 18-junio-2021

Hoy falleció Ramona Orellano de Bustamante: un emblema de la lucha campesina.


¿Qué representan 150 hectáreas en el norte cordobés? ¿Cuánto valor tienen? Para algunes, es solo una extensión de tierra donde continuar reproduciendo el modelo sojero imperante en toda la provincia. Para otres, su lugar en el mundo: toda una vida.

Así es y así fue para Ramona Orellano de Bustamante que nació y se crio en un campo familiar ubicado a 20 km de Sebastián Elcano. De sus 95 años, más de 20 los dedicó a resistir el poder del agronegocio encabezado por los hermanos Edgardo y Juan Carlos Scaramuzza, dos fieles exponentes de la Federación Agraria de Córdoba.

Nacida en el mismo mes en que se conmemora el Día Internacional de la Lucha Campesina, Ramona supo convertirse en un símbolo de entereza y de dignidad para quienes defienden los derechos ancestrales sobre la tierra. Huérfana de madre, ayudó a criar a sus hermanes y a lo largo de su vida, recibió en su humilde vivienda a niñes y vecines a quienes ofreció un plato de comida siempre que pudo.

Como resultado de una serie de maniobras fraudulentas y estafadoras, sufrió un desalojo muy violento. Topadoras mediante, el 30 de diciembre del 2003 voltearon su vivienda, arrojaron los escombros en el pozo de agua y asesinaron a sus animales. Con la connivencia del Poder Judicial, posteriormente hubo otros intentos de expulsarla del lugar. En marzo de este año, la jueza de Deán Funes, Emma del Valle Mercado, falló a favor de los empresarios y se puso en marcha nuevamente el plan de desterrarla.



León Gieco y Raly Barrionuevo fueron algunas de las figuras de la cultura que apoyaron la causa de la mujer campesina y se encargaron de difundirla. “La batalla es muy desigual: es David contra Goliat”, definieron los integrantes del Grupo Sacerdotal Angelelli que también acompañaron su lucha. “Que Dios me de salud y la tierrita”, deseó hasta último momento Ramona. “La única forma de vida que conozco es tener animales, cabras, ovejas, vacas, gallinas. Yo quiero terminar mi vida aquí”, expresó hace poco tiempo en una entrevista que brindó a La Tinta.

Hoy se nos fue la Ramonita: la trabajadora de la tierra, la mujer campesina y, por sobre todas las cosas, la verdadera dueña del campo ubicado en el paraje Las Maravillas.