“Hay feminismos que son funcionales al patriarcado”

Fundadora del movimiento feminista comunitario antipatriarcal boliviano, Adriana Guzmán conversó con Al Revés y marcó diferencias con los feminismos que no cuestionan el patriarcado ni el neoliberalismo. “Hay que dejar de pensar con cabeza colonial, como si viviéramos en Francia, la equidad debe ser de clase”. Además, explicó el lugar protagónico de la mujer en la transformación boliviana y los desafíos pendientes de Evo en un contexto político regional adverso.

 viernes, 26-abril-2019

Guzmán defiende el feminismo que pelea por la igualdad de clases, no sólo de género.


Por Camilo Ratti

Durante la masacre del gas en 2003 perpetrada por el expresidente Gonzalo Sánchez de Lozada -que apenas balbuceaba el castellano-, surgió el movimiento feminista comunitario antipatriarcal boliviano. Fueron 31 días de lucha en la calle y las mujeres tuvieron un rol central esos días que terminaría echando del gobierno a quien era un títere de los Estados Unidos, abriendo un proceso de lucha política y transformación social que culminaría con el triunfo de Evo Morales 3 años después.

Una de las fundadoras de ese movimiento es Adriana Guzmán, que estuvo en Córdoba dictando un curso en la universidad y en el movimiento campesino de Córdoba, organizado por las facultades de Filosofía, Ciencias Sociales, Psicología y el gremio de docentes universitarios (Adiuc). En diálogo con Al Revés, explica la lucha del feminismo latinoamericano comunitario antipatriarcal, crítico de la mirada eurocéntrica y liberal de algunos feminismos que no cuestionan el patriarcado ni el colonialismo.

“Nuestra lucha surge en la calle contra el patriarcado y el neoliberalismo, que nos mataba de hambre y nos reprimía. Pero nos dimos cuenta que las mujeres vivíamos otras explotaciones, otras violencias, por eso nos definimos feministas, para acabar con el racismo y el colonialismo desde nuestros cuerpos y no de otros”, señala Guzmán, marcando diferencias con feminismos que tienen otras condiciones de vida y que por lo tanto pelean por otros intereses.

campaña para despenalizar el aborto en bolivia

La legalización del aborto es uno de los principales reclamos de los movimientos feministas, también en Bolivia.

“En Europa y Estados Unidos las feministas viven un capitalismo distinto y luchan desde sus cuerpos y condiciones gracias a la explotación y devastación de nuestros territorios”, aclara la dirigente. “La complementariedad es posible entre iguales, por eso vamos a poder acompañarnos indígenas, trabajadoras, todas las mujeres cuando asumamos las luchas desde nuestros cuerpos”, dice, en un claro cuestionamiento al feminismo “teórico, académico”.

Para el feminismo comunitario, “la lucha es el objetivo principal, no la elaboración de teorías, apostamos por un feminismo popular de la calle”.

“En Europa y Estados Unidos las feministas viven un capitalismo distinto y luchan desde sus cuerpos y condiciones gracias a la explotación y devastación de nuestros territorios”.

Adriana Guzmán, del movimiento feminista comunitario boliviano.

Descolonizar los cuerpos

La primera demanda o lucha del feminismo latinoamericano es, antes que nada, descolonizarse. “En gran parte, el feminismo latinoamericano ha asumido las consignas del feminismo europeo, y por eso tenemos un feminismo de guetos, feminismo para feministas, que no atraviesa las comunidades ni las clases trabajadoras. Las demandas de esos feminismos han sido funcionales al Estado, es un feminismo que no lucha contra el patriarcado”, afirma Guzmán.

Y pone ejemplos: “En las políticas neoliberales hay feministas. Se habla de la equidad de género y no hay equidad de clases. Siguen pensando en el feminismo liberal, funcional al patriarcado y quieren que el Estado resuelva todas las violencias, las explotaciones de los cuerpos, nosotras creemos en los feminismos de la comunidad. Ahorita en América Latina estamos peleando por la autonomía de los cuerpos, por la legalización del aborto o el aborto libre, y detrás de eso está la autonomía del territorio, la recuperación del trabajo, la lucha contra la explotación de los cuerpos”.

Para esta referente, descolonizar el feminismo es “dejar de pensar con cabeza colonial, como si viviéramos en Francia”.

“En gran parte, el feminismo latinoamericano ha asumido las consignas del feminismo europeo, y por eso tenemos un feminismo de guetos, feminismo para feministas, que no atraviesa las comunidades ni las clases trabajadoras”.

Adriana Guzmán, del movimiento feminista comunitario boliviano.

La mujer en la transformación boliviana

“El proceso de cambio no hubiera sido posible sin las mujeres, hemos sido el sostenimiento de la base política, ideológica, material y organizativa. Desde la insurrección y la organización en las comunidades, seguimos peleando en los territorios y elaborando las leyes, haciendo cumplir el sistema de salud universal, interviniendo en la elaboración de una educación intercultural y estando en las calles esas leyes se cumplan, tengan más presupuesto”, destaca la entrevistada.

Aunque el apoyo a Evo Morales es indiscutible, Guzmán advierte que “las mujeres también estamos en las organizaciones haciendo lo que el Estado a veces no hace, es una pelea cotidiana, Bolivia es un estado plurinacional porque las mujeres peleamos para que así sea”.

En el país trasandino más del 62 por ciento de la población es indígena, y las mujeres son la mitad de todo. “En Bolivia ocupamos un lugar importante en el Estado, en las organizaciones, en el Parlamento. La presidenta de la Cámara de Senadores es Adriana Salvatierra, hay un lugar importante en un proceso de cambios que se hace desde el Estado, descolonizándolo, pero también desde las comunidades. Frente a eso, el patriarcado profundiza su represión. Por eso digo que las mujeres estamos donde debemos estar”.

“Si cae Evo va a ser un escarmiento no sólo para Boliva, sino para la humanidad toda”.

Adriana Guzmán, del movimiento feminista comunitario boliviano.

evo con mujeres indigenas

Evo Morales rodeado de mujeres, de gran protagonismo en el proceso de transformación boliviano.

Sostener a Evo

En un contexto regional que gira a la derecha después de 15 años de gobiernos populares, Bolivia es la única experiencia en pie que puede mostrar resultados exitosos en términos económicos y redistributivos. En este sentido, Guzmán asegura que “si cae Evo va a ser un escarmiento no sólo para Boliva, sino para la humanidad toda”. Y explica porqué: “El mensaje sería que no podemos autogobernarnos los indígenas, los empobrecidos. No creemos que eso sea justo, y aunque falta modificar la matriz económica profunda, Evo ha mostrado que se puede hacer un gobierno distinto”.

De todas maneras, para el feminismo comunitario antipatriarcal, el Estado sigue siendo una estructura capitalista, patriarcal. “Por eso la fuerza está en las organizaciones, que son las que hacen la revolución”.