suscripcion alreves.net.ar

“Hay gente que pierde las changas y su poco poder adquisitivo”

Algunos sacerdotes que integran el Grupo de Curas en Opción por los Pobres mantuvieron ayer una reunión con el presidente Alberto Fernández para acercarles sus preocupaciones respecto de la realidad que se vive en los barrios más humildes como consecuencia de la pandemia. Advirtieron sobre las escasas condiciones de higiene y la falta de agua potable, la lejanía de los centros de salud y la necesidad de contar con mayores recursos para garantizar alimentos e ingresos a quienes se ven imposibilitados de continuar con sus trabajos informales.

 Jueves, 26-marzo-2020

En un diálogo constructivo, los curas villeros valoraron las medidas sociales y económicas del gobierno, pero advirtieron que hay realidades que todavía merecen atención en este contexto de emergencia sanitaria


Al 40% de pobreza que generó concienzudamente el gobierno de Mauricio Macri, ahora se le agregó el coronavirus. Lo cierto es que, mientras que en los medios de comunicación la pandemia se difundió como un peligro para los sectores medios y altos que viajan o regresan del exterior, el COVID-19 ya está teniendo efectos concretos sobre la población más vulnerable. El viernes pasado el grupo que nuclea a los curas villeros – Curas en Opción por los Pobres – emitió el comunicado “Es hora de crecer en solidaridad” en el que remarcaron la necesidad de prestar especial atención a los más humildes en este particular momento, sobre todo en relación a los “puntos más débiles” como las precarias condiciones habitacionales, de higiene y de trabajo que tienen. También advirtieron sobre el difícil acceso a la salud y al transporte que existe en esos lugares.

A partir de esta declaración, el presidente Alberto Fernández convocó a algunos miembros del grupo religioso para conocer cómo el Estado podría contribuir a fortalecer esos aspectos vulnerables de los sectores socioeconómicamente más desprotegidos. Si bien los curas valoraron las últimas medidas que el gobierno tomó respecto de los refuerzos alimentarios y ayuda económica, sostuvieron que “se triplicó la cantidad de gente en los comedores”. “Hay que tomar conciencia de que esto a los pobres también les pega”, remarcó Lorenzo “Toto” De Vedia, sacerdote de la Villa 21, a radio El Destape. “Hay gente que pierde las changas y el poco poder adquisitivo que puede tener”, continuó en cuanto al trabajo informal y la obligatoriedad del aislamiento. “Poder comer todos los días depende de cómo se movieron ese día”, analizó el cura “Charly” Olivero durante una entrevista a Futurock.

También indicaron que es menester garantizar las condiciones sanitarias y habitacionales para que se pueda cumplir con la higiene y el aislamiento obligatorio. “Lavarse las manos o usar alcohol en gel es prácticamente imposible”, explicaron. “Estamos preocupados por las personas que están en situación de calle, casi no tienen la posibilidad de cumplir la cuarentena. Tenemos que buscar otra modalidad”, señaló De Vedia. En ese sentido, manifestaron que están “buscando espacios” en sus parroquias para las personas que necesiten aislamiento “para evitar el contagio y que así no colapse el sistema de salud”. Por otro lado, en el documento pidieron estar atentos porque “estar aislados en nuestros hogares las 24 horas del día” puede convertirse en “la ocasión de ahondar otra pandemia que es la violencia familiar y de género”.

Palo para las fuerzas de seguridad y las clases pudientes

En este contexto de emergencia sanitaria, los curas en Opción por los Pobres respaldaron las medidas tomadas por el Ejecutivo y hablaron de la importancia de “hacernos responsables unos de otros”. Pero aprovecharon la oportunidad para criticar duramente a todos aquellos “egoístas e irresponsables” que violaron las normativas establecidas por el gobierno. “Es muy triste ver cómo, quienes tienen posibilidades económicas o sociales, no se hacen cargo de la situación que atraviesa nuestra sociedad y ponen en peligro a todos”, afirmaron en el comunicado.

Por otra parte, consultados respecto del accionar de las fuerzas de seguridad en los operativos de control implementados en los barrios populares, Lorenzo De Vedia aseguró que “el que es represivo sin coronavirus, no tiene por qué no ser represivo con coronavirus”. Dijo que los casos de abuso de autoridad hay que denunciarlos, pero resaltó que hay quienes “procuran tener un trato más amigable” con los sectores más humildes.

De la reunión participaron el padre “Pepe” Di Paola, Carlos Olivero, Eduardo Brabble , Gustavo Carrara, Lorenzo de Vedia, Juan Isasmendi y Nicolás Angelotti y, de parte del gobierno, acompañaron a Alberto Fernández, Máximo Kirchner y Andrés Larroque. “Apoyamos al presidente que priorice la vida antes que la economía”, concluyó De Vedia.