suscripcion alreves.net.ar

“Hay gente que realmente cree que se viene el comunismo”

El guionista y escritor, Pedro Saborido, habló acerca de la “marcha contra el comunismo” convocada para hoy a través de redes sociales. Señaló que hay momentos en que uno elige en qué creer adaptándolo a la emoción que necesita desplegar y que la Marcha de los Barbijos sirve para desagotar el miedo, el hartazgo y el odio que provocan las consecuencias de la pandemia en algunos grupos. Recomendó no frivolizar a ese sector que piensa que “el Estado se quiere quedar con lo mío” y aprender a sobrellevar la tensión entre la negación y la paranoia que provocó el coronavirus en el mundo.

 Jueves, 7-mayo-2020

El guionista del ciclo humorístico "Peter Capusotto y sus videos" se refirió a la desopilante marcha contra el comunismo organizada a través de redes sociales


Durante una entrevista a FM La Patriada, el guionista Pedro Saborido, se refirió a la Marcha contra el Comunismo organizada para hoy, una iniciativa que tranquilamente podía evocar algunos de los personajes del ciclo de humor “Peter Capusotto y sus videos”. Al principio, el escritor bromeó sobre el posible peligro “soviético”. “Casi no se ven comunistas. Son gente que se disimula muy bien entre los seres humanos”. Pero luego analizó más seriamente que hay sectores minoritarios que creen que realmente “se viene el comunismo” y que el “Estado se quiere quedar con lo mío”. “Hay determinados momentos en donde elegís lo que crees y generalmente se adapta a la emoción que necesitas desplegar”, reflexionó.

En ese sentido, consideró que la desopilante propuesta difundida por redes sociales, funcionaba como una variante para poder desagotar el miedo, el hartazgo y el odio que generaba en algunos grupos sociales el problema de la pandemia. Afirmó así que las personas “somos adictas a las emociones”, como por ejemplo al enojo o al odio. “Hay un montón de gente que tiene ganas de odiar un rato. ¿Hace años que vengo odiando y ahora resulta que tengo que estar en paz? Entonces viene alguien y te invita que toques la cacerola para repudiar la cuarentena”, ironizó. “Si es terapéutico, bienvenido sea”, evaluó.

A pesar del sentido del humor característico del compañero de andanzas de Diego Capusotto, el autor de “”Una historia del peronismo” recomendó no frivolizar estas iniciativas y dejar que sucedan. Con relación a esto, explicó que lo más difícil es vivir en ese punto de tensión que provoca el contexto. “¿Qué hacemos con la pandemia? Ni negar ni paranoiquearse. Hay que intentar encontrar ese punto intermedio sin desesperar”, consideró. “Uno tiene que seguir peleando para que el espacio donde vos perteneces, se parezca más a lo que vos querés que se parezca”, sostuvo en relación a su postura política más afín al gobierno nacional. “Pero no nos relajemos porque los otros siguen existiendo y eso también nos duele. Y ustedes dirán, ¿por qué lo tenemos que soportar? Porque existen”, concluyó.