“Hay que bajar a fase 1 por 15 días”

Con más de 1500 casos registrados por día, Córdoba se ubica entre las provincias con más contagios del país. Para Oscar Atienza, médico especializado en Salud Pública, los casos serían por lo menos el triple y asegura que es urgente restringir la circulación por completo.

 lunes, 28-septiembre-2020

La cantidad de casos registrados en la provincia sería menos de un tercio de los que hay realmente.


El pico de contagios sigue subiendo en Córdoba y las restricciones a la circulación implementadas durante la noche y la madrugada no son, según Oscar Atienza, las medidas más apropiadas para contener la pandemia.

“No es ni siquiera insuficiente, no va a servir para nada. Es como para decir hicimos algo”, dice el médico especialista en Salud Pública en una entrevista con Nada del Otro Mundo. “Cuando uno intenta frenar una pandemia, lo que hay que hacer es tomar una medida que frene bruscamente la circulación de la gente. Hay que lograr que se restringa al menos el 70% de la circulación y en la noche esa circulación ya está restringida. Con esta medida se va a complicar más, porque aquel que sabe que a las 20 ya no puede circular, va a salir a las 18, dos horas antes nos vamos a amontonar más en la calle, lo mismo con los restoranes. No va a haber ningún tipo de efecto. La gente no circula a la noche, descansa, es una medida que la toman por tomar, pero efecto real no va a tener”.

Para Atienza, lo urgente sería retroceder casilleros y poner un cierre lo más completo posible. “Lo que hay que hacer es bajar a fase 1 por 15 días y que circule solamente el personal esencial. Esta medida, que se debería tomar hoy, se tendria que haber tomado hace 15 días. La gente está pidiendo que se haga algo, están asustados. En San Juan bajaron a fase uno y funcionó. En AMBA intentaron algo parecido y no funcionó porque no hubo controles. Si bajás a fase uno tiene que haber controles”, agrega.

“No puede ser que los argentinos no entendamos que guardándonos en nuestras casas por 20 días podemos evitar que mueran 500 personas por día. No puede ser que seamos tan egoístas como para no aceptar una medida de este tipo. Se construye esta idea de que no aceptaríamos una fase uno. Por lo menos hay que intentarlo. En Córdoba estamos llegando a las 20 muertes diarias y en una semana se va a complicar todavía más y va a duplicarse”, apunta el médico. “Los profesionales de la salud están agotados, se están muriendo, tampoco podemos ser tan egoístas. Es inevitable retroceder fases, la salud de los cordobeses está en riesgo, es mucha la cantidad de infectados y la gente no imagina lo que puede llegar a ocurrir. La vacuna va a estar entre febrero y marzo y no van a vacunarnos a todos de manera inmediata”, dice.

Sobre el crecimiento en la cantidad de casos y potenciales contagios a contactos estrechos, Atienza dice que los números oficiales no reflejan lo que está pasando realmente. “Son números altos, pero no son datos ni números reales. Debe ser dos o tres veces la cantidad que está mostrando. No porque se quiera ocultar sino porque no se está testeando. Se decidió no testear a los casos estrechos y ahí nos perdimos la oportunidad de seguir de cerca y contener muchos casos”; dice. “A las personas que están hisopando es a las personas que tienen un pie en la internación. Cuando una persona está lo suficientemente complicada como para necesitar internación, recién ahí la hisopan. Nos estamos perdiendo al menos tres veces más de personas que están en la calle circulando con síntomas sin haber sido hisopadas”, asegura. “Han armado una cola en el hospital Rawson donde hacen colas de dos o tres horas para lograr que los hisopen, lo cual es además un foco de contagios porque se junta gente sana con enfermos. Es un peligro eso. No se está hisopando en Córdoba, ni siquiera se atiende el teléfono. Los que incluso logran hisoparse después tienen una espera de siete a 10 días que no tienen resultados, sin saber qué hacer. Muchos de ellos no se quedan en su casa porque no tienen certeificación para no ir al trabajo. Es el otro problema que tenemos con los contactos estrechos que no son hisopados. NO tienen certificados para no ir al trabajo y siguen yendo con la posibilidad de ser positivos”, concluye.