Despejado

34°

Córdoba
Capital

EN VIVO
NADA DEL OTRO
MUNDO
/ de 7 a 9 hs
suscripcion alreves.net.ar

“Hay que pasar a la ofensiva, aunque haya desilusión”

Ernesto Segovia es documentalista, sociólogo y miembro de la organización Pedagogos por la Emancipación de Venezuela. Aunque se reconoce chavista de la primera hora, no es miembro del partido gobernante. En diálogo con Al Revés, denuncia que “grupos sediciosos intentan aprovechar la crisis para generar zozobra en el pueblo”, y advierte que el país es “víctima de un bloqueo comercial muy fuerte desde hace 4 años”, lo que no impide que Maduro deba hacer cambios económicos y sociales para afrontar la crisis.

 Jueves, 24-enero-2019


Por Camilo Ratti

“Hay un proceso de desestabilización en sectores populares muy fuerte, sobre todo en Caracas. Sujetos de la derecha, en general jóvenes que no tienen nada que perder, que reciben dólares para crear un clima de violencia en la ciudad. Eso se transmite por las redes sociales y los medios y se multiplica hacia afuera”, cuenta a este portal Ernesto Segovia, sociólogo, documentalista y miembro de la organización Pedagogos por la Emancipación.

Aunque no integra el Partido Socialista Unido de Venezuela, apoya sin dudar el proceso de transformación iniciado por Hugo Chávez hace 20 años. “La situación es delicada, desde hace 3 o 4 años que sufrimos el bloqueo comercial de Estados Unidos y de otros países, y estamos pagando las consecuencias de ser un país rentista, acostumbrado a vivir de la renta petrolera”, explica Segovia.

La carencia de productos básicos, fundamentalmente de alimentos y medicinas que Venezuela importa, ha generado situaciones de extrema necesidad en sectores que apoyaban al gobierno, que se traduce en desilusión política. El freno a las importaciones que vienen desde Estados Unidos y otros países que comercializan con Venezuela, impide al pueblo acceder a esos bienes y servicios.

“Maduro está buscando restablecer esa normalidad, que se suma a que los comerciantes vienen subiendo de forma indeterminada los productos”, dice Segovia, aunque aclara que “el gobierno tiene que hacer algunos cambios en materia económica y social”. De todas maneras, no duda que la pelea es mucho más grande: “Hay que pelear, aguantar y pasar a la ofensiva, no reaccionar a los movimientos que hace la derecha”.

Si bien los servicios de salud son gratuitos, la mayoría de los medicamentos son importados. También son víctimas de la especulación en materia alimenticia: “La empresa que suministraba harina de pan, que es un alimento muy popular, no se distribuye, y eso que recibió dólares a precio diferencial por parte del gobierno”.

Tomar la calle

Si bien Segovia reconoce que “hay un pueblo que está molesto, es consciente de la situación y de lo que vivieron otros países que sufrieron el hostigamiento de Estados Unidos, como Libia e Irak”. Por eso, resaltó la demostración de fuerza de millones de personas que se manifestaron en la calle en apoyo de Maduro. “Tenemos que recuprear nuestros espacios naturales. Hay que estar dispuestos y afrontar los escenarios que vengan”, afirmó.

No pasó por alto el apoyo manifestado por las fuerzas armadas hacia el gobierno chavista: “Están apegadas la Constitución, y así lo hizo público esta mañana el alto mando militar, que desconoció a Guaidó y reconoció la legitimidad del gobierno que ganó por más de 6 millones de votos. Incluso denunciaron la situación como un golpe de Estado”.

En este sentido, el documentalista señaló que “la Asamblea Nacional que preside Guaidó está en desacato”, y recordó que Enrique Capriles, uno de los líderes de la oposición, “hace dos o tres días desconoció los pasos de Guaidó y la legitimidad de la Asamblea”.

Para Segovia, la manera de enfrentar la desestabilización es con más militancia: “Debemos tener reuniones permanentes en los cabildos y las asambleas barriales, porque nuestro deber es convocar a compañeros, por más desilusión que exista. Frente a la zozobra y el intento de ciertos grupos de capitalizar el descontento, tenemos que saber que el enemigo es la derecha recalcitrante, que no entiende que así hipoteca sus vidas y sus sueños”.

Como parte de las fuerzas aliadas al partido gobernante, le reclama a Maduro una comunicación más directa con el pueblo, que “tome la batuta” y que pase a la ofensiva: “No sólo él, sino los dirigentes, los sindicalistas, todos, porque es el pueblo el que padece esta situación. Apoyamos al Presidente pero debe hacer cambios en su gabinete, sobre para corregir políticas económicas y sociales”.