“Hay que ponerle un límite a los dictados del FMI”

El dirigente pyme Eduardo Fernández, principal candidato a diputado del Frente de Todos en Córdoba, contó que el llamado que le confirmó que iría primero en la lista llegó a las 19.30 del sábado. Dijo que “es un halago presidir la lista que tiene que devolverle la esperanza a los argentinos”. ¿Cómo llegó a donde llegó el tercer Fernández?

 lunes, 24-junio-2019

Eduardo Fernández llegó al lugar principal de la lista local del Frente de Todos como alternativa a Tomás Méndez.


En la cabeza de Alberto Fernández, el primer nombre para encabezar la lista en Córdoba era el del periodista Tomás Méndez. El conductor prefería el piso de su programa televisivo en C5N al Congreso y no aceptó la oferta. Aunque algunas versiones indicaron que las protestas internas ‘lo bajaron’, el que se bajó fue él.

Y ahí apareció una variante que tuvo su germen la noche del 13 de junio, cuando Carlos Heller organizó una cena con dos mil empresarios pyme en la que estuvo Alberto Fernández. En la mesa principal, además de Alberto, Heller y otros empresarios, estuvo el titular de Apyme, Eduardo Fernández. Ahí se dieron las charlas que lo posicionaron como la alternativa a Méndez. Y el sábado a las 19.30, horas antes del cierre de listas, al tercer Fernández le sonó el teléfono que confirmaba que encabezaría la lista. “Es un halago presidir la lista que tiene que devolverle la esperanza a los argentinos. Devolver el entusiasmo a partir de la producción y el trabajo. Hay que ponerle un límite a los dictados del FMI”, dijo el dirigente pyme.

“Espero que esto ayude a poner en el eje de la discusión lo que quieren sacar. Buscan cualquier cosa. Cierran pymes y no hay expectativas. No podemos seguir más en una economía con dictados de organismos internacionales, que condicionan el valor de la moneda, la tasa de interés y lo que tiene que gastar el Estado”, graficó Eduardo (el uso del nombre de pila es con obvios fines prácticos) en diálogo con Nada del Otro Mundo.

Desde el Frente de Todos admiten sin problema que todo el armado se barajó en Buenos Aires –una enseñanza que dejó la elección provincial- y que se optó por el titular de Apyme por la intención de hacer una lista “menos vinculada a las estructuras peronistas” y ser “la opción de menor conflicto”. Al poner a un dirigente sectorial y no partidario, las estructuras partidarias no salen heridas (o al menos salen heridas todas por igual). Por lo bajo reconocen entre risas que el apellido le dio un plus.

Por último, un nombre que volvió a generar incomodidad es el de Saillén. Su hijo Franco ocupa el quinto lugar de la lista. “No consiguió lo que quería, pero al menos logró que no lo dejen afuera”, dijeron desde el espacio.

“Pertenecemos a la fórmula presidencial que más expectativa despierta entre los trabajadores y los empresarios nacionales y pymes del país”, se entusiasmó Fernández. La apuesta de mínima es a renovar las dos bancas que el kirchnerismo pone en juego. “Si metemos 3, descorchamos”, anticipan.