“Hay que redistribuir para poder crecer”

Martin Schorr cuestionó el modelo económico basado en la teoría del derrame y en las exportaciones como eje de crecimiento. El investigador recordó que al poder real no le interesa mejorar la distribución del ingreso y propuso tomar en cuenta lo que están haciendo algunas potencias mundiales para salvar sus economías en medio de la crisis desatada por la pandemia.

 jueves, 10-junio-2021

El sociólogo Martín Schorr dijo que la heterodoxia económica se olvida de los efectos socioambientales negativos del modelo sojero y la minería a cielo abierto en el afán de generar dólares para el país.


Redistribuir y crecer. O crecer y redistribuir. Esa es la secuencia en donde parece centrarse el debate entre algunos sectores cercanos al gobierno nacional. Para Martín Schorr, autor del “El viejo y el nuevo poder económico en la Argentina”, el gobierno nacional está aplicando un modelo que apunta a la cúpula empresarial y al poder real, basado en el lema “para redistribuir hay que crecer y para crecer hay que exportar”.

“En el marco de la pandemia, el mundo está dando sobradas evidencias de que es al revés: primero hay que redistribuir para así sostener una dinámica de crecimiento a mediano y largo plazo”, opinó el investigador. En ese sentido, remarcó que el 70% de las exportaciones está en manos de unas 100-150 empresas y recordó que a esos sectores no les interesa mejorar la distribución del ingreso porque pueden prescindir del mercado interno de consumo.

“Es un modelo muy concentrador, genera muy poco empleo, condiciona mucho la distribución del ingreso y la mejora de los salarios”, afirmó en diálogo con Nada del Otro Mundo.” Argentina no es como otros países – Noruega, Finlandia – que desde el recurso natural construyó un sistema industrial: la exportación de commodities no te garantizar traccionar un crecimiento económico fuerte”, agregó.

Para el sociólogo, es necesario dar esta disputa en el interior de la heterodoxia y tomar en cuenta cómo algunas potencias mundiales están tirando por la borda las teorías neoliberales para intentar salvar a las economías de la crisis. “Si hay algo que nos está enseñando la catástrofe económica y humanitaria es que la mayoría de los países están haciendo tres cosas que en la Argentina se están haciendo poco o con mucho temor: la inyección de muchos recursos para generar dinámicas fuertes en los mercados internos; un Estado interviniendo activamente en la redistribución del ingreso; y promover actividades productivas vinculadas al mercado interno”, concluyó.